Las grúas más grandes moverán hasta 30 contenedores por hora.

Por: Vanessa Loaiza N. 16 octubre, 2015
Las grúas que operarán en Moín son similares a las cuatro estructuras más grandes que aparecen en esta imagen. Fueron contratadas a la firma china Shanghai Zhenhua Heavy Industry (ZPMC).
Las grúas que operarán en Moín son similares a las cuatro estructuras más grandes que aparecen en esta imagen. Fueron contratadas a la firma china Shanghai Zhenhua Heavy Industry (ZPMC).

En su primera fase de operación, el nuevo muelle de Moín contará con seis enormes grúas pórticas con capacidad para atender a los barcos Super Post-Panamax, que cargan hasta 12.000 contenedores de 20 pies (TEUs).

Estas seis gigantes, conocidas como ship to shore cranes, podrán cargar o descargar hasta 30 contenedores por hora. A ellas se sumarán otras 29 grúas móviles (rubber tyred gantry cranes), que son más pequeñas, pero con capacidad por mover de 26 a 30 contenedores por hora según las condiciones atmosféricas como lluvia o viento.

Las seis grúas pórticas más grandes tienen una longitud máxima de 100 metros cuando su brazo o pluma está extendida, lo que les permitirá alcanzar bancos Super Post Panamax que tienen hasta 22 hileras de contenedores.

Según un comunicado de APM Terminals, la empresa responsable de construir el nuevo muelle para barcos portacontenedores, las 35 grúas ya fueron contratadas por $100 millones (¢54.000 millones) a la firma china de equipo portuario Shanghai Zhenhua Heavy Industry (ZPMC).

Los equipos ya entraron en un proceso de fabricación que demora aproximadamente dos años y se estima que llegarán a Moín, para su instalación, en el 2017.

Las seis grúas pórticas más grandes tienen una longitud máxima de 100 metros cuando su brazo o pluma está extendida, lo que les permitirá alcanzar bancos Super Post Panamax que tienen hasta 22 hileras de contenedores.

Solo para poner un ejemplo, en el actual puerto de Limón, solo existen dos grúas puentes alemanas Liebherr, una data de 1983 y la otra empezó a operar en el 2001. Además, atienden barcos con una capacidad máxima de 2.500 contenedores.

APM Terminals sostiene que estas nuevas grúas "reducen al mínimo las emisiones de hidrocarburos" porque cuentan con sistemas eléctricos en lugar de hidráulicos, pues estos últimos son más propensos a generar derrames.

"Gracias a la tecnología computarizada de las grúas que se instalarán en la terminal de Moín, los operadores tendrán la capacidad de anticipar colisiones al escanear los obstáculos que puedan tener alrededor, lo cual es importante para la carga, pero fundamentalmente para la seguridad de las personas que las operan", agrega el comunicado de la firma.

La construcción de la primera fase del puerto, que abarca 40 hectáreas, empezó en febrero pasado y entraría a operar en enero del 2018. El proyecto total está valorado en $1.000 millones y sería operado en concesión APM Terminals durante 33 años.