Magistrados dicen que medida crea una brecha digital entre los conductores

Por: Luis Miguel Herrera C. 9 septiembre, 2014

La Sala Constitucional anuló la obligación de los conductores de facilitar una dirección de correo electrónico al Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) para ser notificados de eventuales multas de tránsito.

La decisión fue informada a esa dependencia del Ministerio de Obras Públicas y Transportes el viernes, luego de que la Sala resolvió una acción de inconstitucionalidad presentada contra los artículos 2 inciso 45), 81,82 y 149 de la ley de tránsito.

El argumento de la Sala IV fue la brecha tecnológica.

Según consideraron los magistrados, no todos los conductores tienen acceso a esta tecnología y los que carecen de ella quedarían imposibilitados de recibir las infracciones que se les apliquen.

La ley de tránsito establecía que todos los conductores debían contar con una dirección de correo electrónico para ser notificados. | JORGE ARCE
La ley de tránsito establecía que todos los conductores debían contar con una dirección de correo electrónico para ser notificados. | JORGE ARCE

Ahora será cada usuario quien decida cómo ser notificado.

Carlos Rivas, asesor legal del Cosevi, explicó que se tendrá que informar físicamente a cada conductor de sus multas; es decir, por medio de telegramas.

El Consejo cuenta con las direcciones físicas que cada chofer dio cuando obtuvo la licencia de conducir. Quienes dieron la información del correo electrónico, pueden mantenerla.

“Si quieren mantener la dirección de correo electrónico para ser notificados, deben de indicarlo así, solicitándolo a la dirección de correo que se les dio cuando hizo el trámite al principio”, dijo Rivas.

Solo 125.000 personas dieron el correo electrónico al Cosevi.

La intención era que el millón y medio de choferes entregaran la información.

Contrato. El funcionario del Cosevi comentó que, a raíz de esta decisión, deberán rescindir un contrato que tenían con una empresa para que notificara a cada conductor por correo electrónico.

“El contrato ya establecía que en caso de algo de fuerza mayor, este se podría cerrar sin perjuicio para el Cosevi. Ellos cobraban $1,25 por correo enviado”, detalló Rivas.

El Cosevi emprendió desde el año anterior una campaña para que los choferes con licencia de conducir vigente enviaran la dirección de correo electrónico, como obligación. El plazo finalizaba en abril, pero al vencer muy pocos automovilistas habían enviado la información solicitada.

En vista de ello, tuvo que ampliar el plazo por dos meses, aunque sin mayor éxito.