Terreno permitirá ampliar la zona de seguridad de la terminal aérea

Por: Steven Oviedo 12 septiembre, 2015

Redacción

El restaurante La Candela apagará sus luces tras el acuerdo alcanzado con la Dirección de Aviación Civil por los terrenos ubicados en el sector sur del aeropuerto internacional Juan Santamaría, en Alajuela.

El área que ocupa este restaurante desde hace más de dos décadas servirá para ampliar la zona de seguridad de la terminal aérea.El objetivo es que los aviones puedan girar y entrar en la zona de descarga de pasajeros más libremente.

La expropiación, que se concretará luego de un litigio de 13 años, consta de dos partes. Por un lado, se pagará el valor de los terrenos, y por otro, el valor del derecho comercial del restaurante y el pequeño museo de aviación que tiene el local.

Así, por la propiedad se pagarán ¢149 millones, mientras por el valor comercial se entregarán ¢769 millones.“Creemos que es un arreglo muy provechoso para la institución. Estamos ahorrándole ¢510 millones, ya que el último peritaje fue de ¢1.279 millones, más los otros montos.

Estos terrenos son necesarios para la construcción de la (calle) paralela sur”, explicó Eduardo Montero, vicepresidente del Consejo Técnico de Aviación Civil.

El ahorro del que habla el funcionario proviene de la diferencia con algunas de las valoraciones anteriores, luego de que la propiedad fuera declarada de interés público, en el 2001.

En los tribunales. Inicialmente, el Departamento de Avalúos del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) estimó el costo de los terrenos en ¢124, 3 millones, suma que fue rechazada por el propietario del negocio, Óscar Rojas.Ante su objeción a ese monto, el caso se sometió al Tribunal Contencioso-Administrativo para definir lo que se denomina un “justiprecio”.

Un criterio tributario señaló que, además del inmueble, debía valorarse el derecho comercial. A lo largo del tiempo, las estimaciones por ese derecho comercial pasaron de ¢44,4 millones a ¢989 millones y luego ascendieron hasta los ¢1.279,6 millones.

El acuerdo se logró después de que, en mayo pasado, el propietario de La Candela promovió una conciliación.Ahora, solo falta que el juez contencioso deje en firme la resolución para que el Estado tome posesión de los terrenos.

De concluirse esa etapa, Aviación Civil podría comenzar las obras, lo que prevé para finales de este año. La construcción de ese sector de la pista de rodaje se extendería hasta el 2018, con el fin de actualizar el plan maestro del aeropuerto internacional Juan Santamaría.

infografia
El restaurante tiene más de 20 años de estar operando y es muy visitado por amantes de la aviación y la fotografía.
El cierre. En el restaurante-mirador La Candela trabajan 15 personas y la mayoría tiene muchos años de estar viviendo con la incertidumbre de la expropiación.
“Tengo 11 años de estar acá, pero hay compañeros que han trabajado aquí por más de 20 años. Nosotros vacilamos con el cierre, pues tienen mucho tiempo y no ha pasado nada.
”Es una lástima que se cierre. Los fines de semana llega mucha gente y les gusta ver los aviones”, comentó Manuel Ulate, uno de los meseros de La Candela.
Los clientes también están dolidos por el cierre de las instalaciones debido a su buena ubicación para ver aeronaves.
“Tengo varios años de venir porque me gusta tomar fotografías de los aviones saliendo. Uno sabe que es importante que se amplíe el aeropuerto, pero es una lástima el cierre del lugar”, expresó Eduardo Quesada.
infografia
Este es el museo que está dentro del restaurante La Candela, que exhibe un avión, un helicóptero y una avioneta, sin acceso al público. Los dueños lo cerraron por precaución debido a que algunos visitantes dañaron las estructuras.