Proyectos incluyen infraestructura para aprovechamiento comercial

Por: Eillyn Jiménez B. 4 septiembre, 2016

La municipalidades de Alajuela y Heredia apuestas por la construcción de una gran terminal de buses en cada ciudad, que permita alivianar el caos vial que las agobia.

Así lo confirmaron a La Nación los dos ayuntamientos, al argumentar que la entrada y salida a esos lugares se descongestionaría con la medida.

"Concentrar la actividad de transporte en un sitio nos ayudaría a mejorar la vialidad en el casco central", manifestó Roberto Thompson, alcalde de Alajuela, quien añadió que están esperanzados con que el proyecto transforme el centro urbano.

Por su parte, Lorelly Marín, directora de Inversión Pública de la Municipalidad de Heredia, afirmó que el fin de construir estas instalaciones, además de facilitar el tránsito en la zona, es concentrar en un mismo sitio las rutas de autobuses y reducir la contaminación.

"Sacamos a licitación un estudio para determinar la factibilidad de la terminal de buses. Analizamos las características de los servicios de las rutas, cómo operan e incluimos los posibles sitios para ubicar la terminal, lo que se recomendó mejor fue hacerla cerca del nuevo hospital", explicó Marín.

Zona comercial. En los dos casos, los proyectos están en proceso. La iniciativa en Alajuela se ejecutaría en el 2017, mientras que en Heredia no hay fecha establecida. Sin embargo, en ambos lugares se contempla el desarrollo de infraestructura para el aprovechamiento comercial.

"El Concejo Municipal aprobó una inversión de ¢1.000 millones para reconstruir la terminal de Fecosa, con la que buscamos que miles de personas tengan mejores condiciones para abordar sus unidades y cuenten en ese espacio con una pequeña zona comercial. El lugar tendría 50 andenes", explicó Thompson.

Así luciría la terminal de Fecosa luego de su reconstrucción.
Así luciría la terminal de Fecosa luego de su reconstrucción.

En Heredia, el estudio de factibilidad estimó que unas 49.600 personas acuden cada día a las distintas paradas de autobuses, motivo por el cual se proyecta a la terminal como un posible foco comercial y de servicio.

El valor que tendría la estación, que debe construirse en un terreno privado que compraría la Municipalidad, así como la cantidad de espacios no han sido estimados hasta ahora, comentó Marín, ya que el estudio de factibilidad era tan solo la primera etapa de la iniciativa.

Tarifa. El municipio herediano tampoco ha estimado el costo que tendría el uso de las instalaciones para las empresas autobuseras.

"Nos falta una fase del proceso, todavía no se define cómo va a operar (la terminal) ni el costo que tendría, ya sea por unidad o mensual. El estudio de factibilidad que hicimos era para conocer si financiera, legal y ambientalmente era viable", argumentó Marín.

En el caso de Alajuela, Thompson reconoció que se cobraría un canon mensual para darle mantenimiento a la estación y, aunque los autobuseros están dispuestos a pagar, en la actualidad 15 rutas distritales mantienen una disputa legal con la Municipalidad por el cobro de ¢467.000 por mes para el uso de un andén en la estación de Fecosa, monto que no consideran razonable.

"Nosotros no estamos en contra de pagar, pero lo que se debería hacer es cobrar un monto razonable y mejorar en muchos aspectos, cuando expusimos nuestras observaciones, nos apartaron", detalló Luis Domingo, gerente de la Cooperativa de Transporte de Sabanilla y San Isidro de Alajuela R.L., que usa cinco andenes en el actual plantel de Fecosa.

El objetivo del ayuntamiento es brindarle mejores condiciones a los usuarios.
El objetivo del ayuntamiento es brindarle mejores condiciones a los usuarios.

Además de combatir el caos vial, Alajuela también prevé mediante el desarrollo de la terminal, fortalecer el transporte público local.