Aeronaves que vienen desde Centroamérica, Suramérica y México deben venir con tanques llenos

Por: Patricia Recio 26 octubre, 2015
Las nuevas puertas de abordaje están destinadas especialmente para aviones de cuerpo ancho. Las nuevas obras tuvieron un costo de $19 millones y fueron inauguradas este martes. | JOSÉ DÍAZ
Las nuevas puertas de abordaje están destinadas especialmente para aviones de cuerpo ancho. Las nuevas obras tuvieron un costo de $19 millones y fueron inauguradas este martes. | JOSÉ DÍAZ

El Aeropuerto Juan Santamaría activó un plan de contingencia para evitar el desabastecimiento de combustible, para los aviones que deben salir de esa terminal aérea este lunes.

El jefe de operaciones del aeropuerto, Juan Belliard, explicó que el protocolo se activó desde la semana pasada, previendo el movimiento de huelga anunciado para este lunes.

Dicho plan se basa en tres directrices para operar: el bloque de aeronaves que pernocta en el aeropuerto se abasteció antes de las 2 a.m. de este lunes (hora en que se tenía previsto iniciara la huelga); las aeronaves que vienen de Centroamérica, Suramérica y México deben venir con suficiente suministro para regresar a sus destinos sin necesidad de reabastecerse.

El recurso que tienen será reservado para los aviones que vienen de Europa y Estados Unidos, los cuales irán siendo llenados según el orden de llegada.

"Podríamos tener unas 16 operaciones de manera simultánea, de las cuales unas siete estarían dirigiéndose hacia Estados Unidos, para estas aeronaves estamos preparados y seguimos con unas nueve aeronaves que estarían en este bloque del mediodía que apelamos a que nos ayuden con el suministro de combustible en sus orígenes. Si damos abasto a la capacidad de las norteamericanas, cualquier otra aeronave que requiera combustible, Recope está en la disposición de suministrárselo", explicó Belliard.

El jefe de operaciones indicó que como parte de este plan se determinó que el plantel de la Refinadora Costarricense de Petróleo, que abastece al Santamaría, laboraría al mínimo con el fin de garantizar el suministro a estos últimos aviones.

Según dijo, se mantienen laborando cuatro de los 23 funcionarios que trabajan por turno en el plantel.

Este plan de contigencia también es utilizado cuando por condiciones climáticas se dificulta el atraco de los barcos que traen combustible y escasea el suministro en los planteles.