Por: Ángela Ávalos 17 mayo, 2013

Una mujer de 70 años de edad, infectada con la bacteria Clostridium difficile , está grave en el Hospital San Juan de Dios.

Esta es la única paciente con pronóstico reservado de los ocho que se contagiaron con la bacteria en las últimas dos semanas en ese hospital.

La mujer, además de la bacteria, tiene otras enfermedades de fondo que complican su estado.

De los ocho pacientes reportados inicialmente, tres salieron del hospital totalmente recuperados. Se descartó que alguno de ellos tuviera Clostridium .

Karla Carvajal Muñoz, coordinadora de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones Intrahospitalarias del San Juan de Dios, dijo que cuatro de los siete pacientes que aún están hospitalizados, pueden ser dados de alta hoy.

La Clostridium difficile es una bacteria que desencadena cuadros graves de diarreas. En el 2009, la cepa NAP1 –que no ha sido encontrada en este brote – ocasionó 17 muertes en ese mismo hospital.

Nuevos casos. A los ocho pacientes registrados en las últimas dos semanas, se suman tres nuevos casos que aparecieron en estos días, informó Carvajal.

Dos de ellos se infectaron en el área de Medicina y otro en la de Cirugía. Este último, salió ayer del hospital con tratamiento para ser administrado en su casa.

“En este momento, quedan siete pacientes internados: seis estables y una con pronóstico reservado. Todos están aislados”, aclaró Karla Carvajal.

“En nuestro hospital tenemos un comportamiento de Clostridium de dos a seis infectados a la semana. La alarma epidemiológica se activó porque tuvimos dos casos más de lo esperado.

”Fue una alerta preventiva. No es una emergencia ni un estado de crisis. La alarma lo que busca es cortar la transmisión y mejorar las condiciones generales de los pacientes”, dijo Carvajal.

Hasta ahora, continúan las visitas controladas a pacientes infectados. Para la visita al resto de pacientes del hospital, siguen en pie las medidas normales: no llevarles comida ni objetos de la casa; que el visitante solo vaya al salón donde está el paciente, y no ande por todo el hospital, y la insistencia en lavarse las manos antes y después de la visita para evitar contagios.