Confraternidad Guanacasteca apeló fallo ante Ministro de Ambiente y Energía

 27 noviembre, 2010
 Varios recursos de amparo frenaron la ampliación del acueducto de Sardinal, en Guanacaste, que comenzó a mediados del año 2008. Archivo
Varios recursos de amparo frenaron la ampliación del acueducto de Sardinal, en Guanacaste, que comenzó a mediados del año 2008. Archivo

El agua empezará a correr pronto por las tuberías del nuevo tramo del acueducto El Coco-Ocotal para satisfacer la demanda de vecinos, hoteleros, comerciantes y desarrolladores inmobiliarios de Sardinal, en Carrillo, Guanacaste.

La llave para que el líquido discurra la abrió la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) mediante la resolución N.° 2844-2010, del 19 de noviembre.

Ese fallo otorgó la viabilidad ambiental del proyecto que comenzó en mayo del 2008 y que ha estado envuelto de protestas, apelaciones y recursos de amparo presentados por quienes se oponen a la obra.

La Setena, adscrita al Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet), fundamentó ese acuerdo en el voto número 2010-16538 de la Sala IV.

“Se tiene por acreditada la certeza técnica adquirida por las autoridades relacionadas con respecto a la existencia y explotación del recurso hídrico del acuífero Sardinal”, consignaron los magistrados del alto tribunal en ese fallo.

Recurso. La decisión del Setena no cayó bien en la Asociación Confraternidad Guanacasteca, firme opositora de esta obra.

Gadi Amit, vicepresidente de esa agrupación, adelantó que ya apelaron el fallo ante el ministro del Minaet, Teófilo de la Torre.

“Es una resolución que se olvida de un montón de cosas y hay que recordarlas. Esa viabilidad está viciada de nulidad porque se hizo en 24 horas”, insistió Amit ayer.

Andrey Bourrouet, viceministro de Ambiente, explicó que no hay un plazo para que el Ministro resuelva la petición de suspender la viabilidad ambiental para el acueducto de Sardinal.

“Se busca que las apelaciones no duren mucho tiempo; guardo la esperanza de que este año esté todo resuelto”, añadió.

Bourrouet está convencido de que hay suficiente agua y no habrá afectación por el acueducto, posición que comparte el presidente ejecutivo de Acueductos y Alcantarillados, Óscar Núñez.

“Se utilizará menos del 50% de la capacidad de recurso hídrico”, afirmó el jerarca.

El AyA está listo para seguir con la obra, en el momento en que la decisión de Setena quede en firme.

Según Núñez, solo falta colocar una malla perimetral en el campo del pozo y 600 metros de tubería.

Etiquetado como: