Pese a limitaciones, grandes deportistas se han egresado de esa institución

Por: Diego Bosque 29 mayo, 2013
 Esta es una de las “aulas” donde reciben clases los alumnos del Colegio Deportivo de Limón. | DIEGO BOSQUE.
Esta es una de las “aulas” donde reciben clases los alumnos del Colegio Deportivo de Limón. | DIEGO BOSQUE.

Imagínese un colegio deportivo sin instalaciones para hacer deporte. Aunque sea difícil creerlo, en Limón existe uno así y, para hacer la situación más paradójica, funciona bajo las graderías de un estadio.

Se supone que los más de 350 estudiantes del Colegio Deportivo de Limón deberían combinar un programa deportivo con el académico. Pero resulta imposible hacerlo sin canchas para baloncesto, béisbol, voleibol, futbol y pista de atletismo.

Desde el 2009, los alumnos reciben clases bajo las graderías del Estadio de Limón, ubicado en la localidad de Colina y construido por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) en 2006.

Los muchachos solo tienen una pista de lastre para correr y la gramilla del estadio.

A pesar de esto, de sus “aulas” han salido grandes deportistas como Sharolyn Scott, campeona centroamericana de los 110 metros vallas; Shantely Scott, monarca centroamericana de los 200 metros planos; y Roy Smith, seleccionado de voleibol.

“Estando en el Colegio Deportivo aprendí a plantear metas en mi vida y logré clasificar a un encuentro juvenil estudiantil”, comentó la atleta Sharolyn Scott.

Para Errol Alterno, director académico de esa institución, contar con mejores instalaciones les permitiría captar más talentos y potenciar el deporte en la provincia.

“El principal obstáculo es no tener un colegio de verdad”, afirmó.

“A pesar de las limitaciones, somos uno de los colegios líderes en rendimiento académico en la provincia de Limón”.

Donación. Carlos Villalobos, director de infraestructura del Ministerio de Educación Pública (MEP), aseguró que en octubre próximo se empezará a construir un nuevo edificio. Sostuvo que solo hace falta el visto bueno del Departamento Legal del MEP para iniciar las obras.

En una nota enviada a Silvia Víquez, viceministra de educación, el Icoder informó su decisión de ceder 7.400 metros cuadrados en los alrededores del estadio para el levantamiento del colegio.

“Es una obra de ¢1.000 millones y se ejecutará a partir de octubre; estaría lista en marzo del 2014”, aseveró Villalobos.

Según los planos de la construcción, la nueva sede tendrá 15 aulas, oficinas para el área administrativa, comedor, tres baterías de sanitarios y, finalmente, gimnasio y canchas deportivas.

La construcción de esta sede pondría fin a el forzoso peregrinaje que ha sufrido el colegio desde su fundación, en 1996, que lo ha obligado a instalarse en tres sitios diferentes desde entonces.