En 15 días, Tránsito hizo en total 1.867 partes por diversas faltas a señalización

 2 abril, 2014

“Esos cuadros en la calle... supongo que es por donde vienen los cables de luz”. “Son señas para que el peatón conozca dónde cruzar”. “¡Ah! esa es un área de parqueo”. “Son cajones para bajar velocidad, ¿no? ”.

Aún después de sufrir 149 multas –de ¢49.000 cada una– por detenerse dentro de las cajas amarillas o yellow boxes que hace dos semanas aparecieron pintadas en varias intersecciones de la capital, los conductores josefinos siguen sin saber qué son o para qué sirven.

Ese desconocimiento le generó al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) un monto total de ¢ 7, 3 millones.

Con el nuevo sistema de demarcación, la Policía de Tránsito sanciona a quien bloquee las áreas de intersección, sin importar si el semáforo está en rojo o verde, ya que es prohibido detenerse en ellas.

A mediodía del pasado martes, en plena avenida Segunda, un chofer de la ruta San Antonio gastó media hora en gritos al oficial Jean Díaz, quien lo sorprendió estancado en luz roja sobre la caja amarilla y también sobre el paso peatonal.

El conductor Alfonso Flores amenazó con demandar al agente de Tránsito por hacer “una multa sin bases” y advirtió que apelaría.

Al tiempo que calentaba la discusión, otros dos oficiales se aproximaron y 12 cabezas se asomaban por las ventanas del bus; unos curiosos y otros, como Mario Díaz, enojados por el atraso.

¿Dónde están las cajas amarillas?
¿Dónde están las cajas amarillas?

“Tres policías haciendo un solo parte y atrasando a todo el mundo. ¿Cómo es posible? Duran toda la vida, es una injusticia, por eso estamos como estamos”, repetía Díaz.

Ese fue el primer parte elaborado por Arce ese día, apenas 10 minutos después de iniciar su turno.

Liberar las vías. Las cajas amarillas son parte del proyecto de descongestionamiento que inauguró el MOPT hace 15 días en unas 20 cuadras del centro de San José.

Entre ellas destacan varias islas canalizadoras que se ubican en la calle 0 (entre la Catedral y el parque Central) y en la calle 1, entre la parte trasera del ese mismo templo y el Banco Popular.

“Con estas multas se pretende desestimular al usuario y que no incurra en faltas. El que haya habido tantas (multas) nos demuestra que estamos ayunos de un buen proceso de cultura vial”, manifestó el director de la Policía de Tránsito, German Marín.

Como parte de la iniciativa también se demarcaron con cordón amarillo ocho cuadras de las calles 0 y 1 para evitar que sean usadas como parqueo y se establecieron 145 espacios para carga y descarga.

Muchos peatones, pero también muchos conductores que transitan por las calles de San José, desconocen qué son y para qué sirven las cajas amarillas que fueron demarcadas por el MOPT dos semanas atrás, en varias intersecciones. El martes pasado, un chofer de autobús (foto a la derecha) irrespetó una de esas islas y resultó multado por un oficial de Tránsito. | ALONSO TENORIO.
Muchos peatones, pero también muchos conductores que transitan por las calles de San José, desconocen qué son y para qué sirven las cajas amarillas que fueron demarcadas por el MOPT dos semanas atrás, en varias intersecciones. El martes pasado, un chofer de autobús (foto a la derecha) irrespetó una de esas islas y resultó multado por un oficial de Tránsito. | ALONSO TENORIO.

“Hace 15 días, solo en la avenida Segunda había 139 zonas ocasionales de carga y descarga. No estaban claras, la gente lo hacía en cualquier lugar y eso lo colapsa todo”, dijo Silvia Bolaños, jerarca del Consejo Nacional de Vialidad (Cosevi).

Marín y Bolaños coincidieron en que “insertar la cultura” es parte de la primera etapa del plan. El siguiente paso es incluir vías exclusivas para transporte público. Educar a los peatones para que conozcan las leyes es otra prioridad.

La Nación hizo un recorrido el martes anterior y encontró en cuatro de los seis cajones amarillos a un oficial de tránsito.

Ellos comentaron que los ‘estancamientos’ sobre la caja no son comunes; pero no porque los choferes sepan para qué funciona esa isla, sino porque evitan a la policía.

Unos 40 oficiales, en dos turnos, permanecen atentos en el centro de San José a violaciones a la señalización o restricción vehicular.

Por irrespeto a las señales y demarcación, Tránsito hizo un total de 1.867 en dos semanas, periodo en el que además impuso 632 sanciones por restricción vehicular; 68 por no portar el marchamo o la revisión técnica al día y otros 69 partes por licencias vencidas.

Etiquetado como: