AyA anuncia plan de mitigación para abastecer Guanacaste

Por: Patricia Recio 2 febrero, 2016

Unos 131.000 habitantes de la Gran Área Metropolitana (GAM) enfrentarían faltantes de agua en niveles medio y alto debido a la época seca.

Según las estimaciones del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), otras 360.000 sufrirían afectación baja.

Sergio Núñez, subgerente del AyA, citó a Alajuelita, Coronado, zonas altas de Escazú y Desamparados, entre las comunidades que se verían afectadas.

Asimismo, otras regiones del país como Puriscal (en San José), Atenas (Alajuela); Cañas y Tamarindo (en Guanacaste), ya se encuentran actualmente en rojo, lo que significa que sufren faltante de agua durante más de 8 horas al día.

En la GAM la única zona donde en este momento hay faltante de agua es Alajuelita. Sin embargo, Núñez reconoció que aún no tienen definido cuándo deberían empezar a racionar el líquido en la Gran Área Metropolitana.

Con el fin de mitigar el déficit de agua en estas y otras zonas afectadas por la sequía, el AyA implementará una serie de medidas que incluyen la perforación de pozos, la instalación de nuevos sistemas de tuberías y campañas con empresarios del sector turismo, principalmente en Guanacaste, para incentivar el ahorro.

Las acciones se concentran principalmente en Guanacaste, en donde se definieron soluciones para comunidades en Liberia, Abangares, Cañas, Nicoya y Santa Bárbara de Santa Cruz.

Alajuelita, Coronado, zonas altas de Escazú y Desamparados son lugares donde se prevé afectación en el servicio de agua.
Alajuelita, Coronado, zonas altas de Escazú y Desamparados son lugares donde se prevé afectación en el servicio de agua.

La presidenta del AyA, Yamileth Astorga, anunció que como parte de estas acciones se perforarán, a partir de abril, 13 pozos cuyos sitios ya fueron identificados por la entidad y por Asadas de la zona.

Para esto, el AyA suscribió un convenio con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para contar con cuatro perforadoras. Este convenio representó una inversión de ¢330 millones.

Según Astorga, en Abangares ya se concluyó la instalación de tubería y líneas de bombeo, con lo cual verían resuelta su situación unas 2.500 personas.

En Cañas, aún hay un faltante de cuatro litros de agua por segundo, por lo que ya se está instalando una tubería de siete kilómetros desde una naciente del Río Cacao.

Por último, en Liberia esta semana entró en operación un nuevo pozo y en Nicoya se están construyendo otros dos.

Astorga aseguró que en las comunidades más críticas también se está abasteciendo con camiones cisternas.