Por: Amy Ross 3 octubre, 2013

Morder a un niño de 10 años podría costarle la vida a Max, un zaguate de año y medio. El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) decidirá en estos días si Max vive o no.

Max, el zaguate, está a la espera de que Senasa defina si vivirá o morirá, luego de morder a un niño de 10 años.
Max, el zaguate, está a la espera de que Senasa defina si vivirá o morirá, luego de morder a un niño de 10 años.

Mientras se toma esa decisión, los dueños del zaguate luchan por su mascota, y los familiares del menor mordido exigen sacar al perro del barrio o sacrificarlo para recuperar la paz. Lea la historia completa mañana en la edición impresa de La Nación.