Setena recibe recursos contra aprobación de viabilidad ambiental

Por: Irene Vizcaíno, Diego Bosque 27 mayo, 2016
La finca donde se construiría el relleno sanitario Bajo Pita está en San Miguel de Turrúcares. Uno de los argumentos para objetar el proyecto es que esta zona es para uso residencial de baja intensidad. | JEFFREY ZAMORA
La finca donde se construiría el relleno sanitario Bajo Pita está en San Miguel de Turrúcares. Uno de los argumentos para objetar el proyecto es que esta zona es para uso residencial de baja intensidad. | JEFFREY ZAMORA

La defensa de una naciente es el principal argumento de vecinos de Turrúcares de Alajuela para objetar la aprobación de la Setena al estudio de impacto ambiental, que permitiría construir un relleno sanitario en esa comunidad.

La Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) confirmó la presentación de tres recursos de revocatoria contra la decisión emitida el 29 de abril, cuando le dio viabilidad al proyecto Bajo Pita.

Estos reclamos provienen de dos grupos de vecinos y del abogado ambientalista Álvaro Sagot, quien trabaja con una parte de los residentes de la zona.

“Esa naciente está en el área del proyecto; de acuerdo con nuestra Ley de Aguas, se deben guardar 200 metros a la redonda”, alegó el ambientalista.

Según Sagot, la decisión de la Setena también violenta los índices de fragilidad ambiental incluidos en el plan de ordenamiento territorial Prugam, que sí quedaron vigentes.

Luis Fernando Arroyo, miembro de la comisión que se integró en la comunidad para luchar contra el proyecto, también reclamó la amenaza para las nacientes y las aguas subterráneas.

Arroyo aseguró que la Dirección de Aguas del Ministerio de Ambiente inspeccionó el área y constató que existe la naciente. Además, dijo, hay zonas de recarga acuífera que quedarían debajo de donde estarían las celdas para tratar los desechos sólidos.

La Setena no tiene plazo definido para resolver.

Uso de suelo. Ellos reclaman, además, aparentes irregularidades en el permiso de suelo, pues supuestamente, es para uso residencial de baja densidad (quintas) y no sanitario, como lo dio la Municipalidad de Alajuela.

El Ayuntamiento, precisamente, debe resolver objeciones a ese trámite. Por esa razón, la Municipalidad consideró que la Setena resolvió de manera “prematura”, pues aún no está firme el tema de uso de suelo.

El proyecto pretende recibir entre 1.500 toneladas y 2.000 toneladas diarias de desechos, por un plazo de hasta 53 años. Se construirá en un terreno de 83 hectáreas en la comunidad de San Miguel de Turrúcares.

Ante los cuestionamientos, la Gerencia Técnica de la empresa Parque Industrial Bajo Pita, desarrollador de este plan, manifestó que la solicitud ante la Setena se planteó el 22 de junio del 2012.

“Se presentaron todos los estudios técnicos necesarios y se aportó toda la documentación para el trámite respectivo”, añadieron en respuesta por escrito.

Los detractores del plan también alegan que las calles en la zona son muy estrechas y que el paso de hasta 15 vagonetas por hora tendría un impacto negativo.