Equipo está valorado en ¢10 millones

Por: Patricia Recio 12 enero, 2015
Sofía se sintió realizada este lunes cuando cumplió uno de sus más grandes sueños.
Sofía se sintió realizada este lunes cuando cumplió uno de sus más grandes sueños.

La niña Sofía Escalante, vio realizado su sueño este lunes, cuando hizo entrega de los cinco monitores cardíacos por los cuales luchó durante los últimos seis meses.

Sofía quien padece leucemia y se encuentra internada desde julio del año pasado, se propuso como meta vender la mayor cantidad de pulseras (elaboradas por ella misma), para ayudar a la unidad de hemato-oncología del Hospital Nacional de Niños.

Según contó su mamá, Angélica Gutiérrez, todo empezó como un pasatiempo debido al tiempo que la niña de 11 años debía permanecer internada por su tratamiento, tal fue el éxito de las pulseras que ella quiso convertir este pasatiempo en una forma de ayudar.

Conforme empezó a aumentar la demanda por las pulseritas, a Sofía se le ocurrió donar monitores, pues fue una necesidad que estando internada ella misma detectó en esa unidad.

La campaña de Sofía, tuvo tal éxito que a diciembre lograron recaudar casi ¢10 millones, con los que hoy entregaron los cinco monitores de signos vitales, oxígeno y temperatura.

La mamá de Sofía contó que los sueños de su valiente hija no terminan ahí, pues desde ya está pensando en cómo continuar ayudando a otros que padecen esta enfermedad.