Por: Ángela Ávalos 28 octubre, 2014
La fumigación ataca los criaderos de zancudos transmisores de dengue y chikunguña. | ARCHIVO
La fumigación ataca los criaderos de zancudos transmisores de dengue y chikunguña. | ARCHIVO

El Ministerio de Salud aún no reconoce el primer caso autóctono de chikunguña en el país pues está a la espera de la última prueba serológica que confirmaría o descartaría la infección con ese virus.

La directora de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, María Ethel Trejos Solórzano, explicó ayer que dos de los últimos casos sospechosos fueron descartados.

Salud todavía tiene pendiente recibir el resultado de la mujer en Parrita, Puntarenas.

La funcionaria fue enfática al aclarar que el caso que está en estudio es solo un caso probable. Los resultados de Inciensa podrían estar al final de esta tarde.

“Está como probable porque tiene un nexo epidemiológico con una persona de Puerto Rico que, aparentemente, desarrolló aquí la enfermedad”, dijo Trejos.

El virus chikunguña es transmitido por el zancudo que infecta el dengue, el Aedes aegypti. También lo contagia el Aedes albopictus. En el país se ha registrado una veintena de casos “importados”.

La enfermedad se caracteriza por producir fiebre y dolor articular severo. Su principal complicación, es la artritis rematoidea. María Ethel Trejos dijo que se trabajó toda la comunidad de Esterillos. “El personal de vectores hizo inspección casa por casa y fumigación. El viernes cumplían el segundo ciclo de inspección en toda la comunidad y también fumigación. La idea ahí es aniquilar el vector”, dijo Trejos. También en Parrita se han realizado actividades similares.