Por: Luis Edo. Díaz 7 marzo, 2014

Rodolfo Hernández, director del Hospital Nacional de Niños, defiende que ha hecho cambios en Cirugía Cardíaca, pese a lo ocurrido con un médico que, en enero, habría abandonado una operación en la que falleció un bebé de 26 días.

¿Qué información tiene de la gestión del OIJ?

Bueno, esta mañana los recibimos, ellos se presentaron a la Dirección Médica a las 8:45 de la mañana, eh, para hacer el secuestro del expediente (de la cirugía del bebé) y otros expedientes que tienen interés en revisar. Es un secuestro de expedientes, no es un allanamiento al hospital.

¿Cuál es la diferencia entre un secuestro de expedientes y un allanamiento?

Es que un allanamiento es cuando vienen a revisar otras cosas y se requiere que venga un juez, esto que ocurre hoy es algo que es bastante rutinario en los hospitales de la Caja.

(Horas después, Francisco Segura, director del OIJ, confirmó que la acción realizada por ocho agentes en el hospital se trató de un allanamiento, incluso con una orden de un juez, como es lo usual).

¿Tan rutinarios son esas gestiones del OIJ?

Esta no es la primera vez que un expediente viene a ser secuestrado, porque hay muchos procesos judiciales que no tienen que ver con el hospital pero que requieren la copia certificada, o el expediente original para ser revisado, como es el caso de las muertes violentas.

Los expedientes que vienen a secuestrar hoy (ayer) es para investigar las cirugías cardíacas.

Se debe al caso particular que se ha estado ventilando en la opinión pública, un caso particular.

¿Está diciendo que no más casos? Tengo información de que son más.

Eh, ellos (los agentes) solicitan otros (expedientes). Probablemente quieren ampliar la investigación y están en su derecho. Yo soy respetuoso de la ley y la información que requieran les será suministrada en el momento que así lo requieran.

Entre los casos que se indagan, está el fallecimiento de un bebé de 26 días tras una operación. Se señala a un cirujano de apellido Alvarado de dejar el quirófano. ¿Qué opina al respecto?

Lo que puedo decirle es que el caso está en investigación y yo no puedo referirme, porque podría inhabilitarme en el futuro para proceder y tomar una decisión.

Dejemos de lado el apellido. ¿Ve correcto que un médico abandone una cirugía?

Quiero aclararle, para dejarles claro a los costarricenses, que el caso investigado, la denuncia, sale de aquí; no es una denuncia que hace ningún otro. Este servidor, ni ahora ni en el pasado, ni nunca, podría estar de acuerdo con el abandono de una cirugía.

“La denuncia sale en congruencia con nuestros mecanismos de control interno, con el compromiso que la gente de la unidad cardíaca tiene con la salud de la niñez costarricense, son ellos los que elevan a esta Dirección la denuncia, para proceder con la investigación preliminar y seguir con el órgano del debido proceso. ”.

¿Dónde quedaron los controles internos del hospital?

Toda cirugía y relación médico-paciente debe estar basada en una alta responsabilidad.

“Vea que si tenemos establecidos mecanismos de control que nos enteramos (de lo ocurrido) en un período muy corto, lo documentamos, se hizo la indagación preliminar y se procedió. Los costarricenses deben estar tranquilos de que en este hospital, una denuncia o el intento de disimular actos que no son correctos no va a ocurrir, no puede ocurrir porque tenemos un compromiso con la familia costarricense”.

¿Qué garantiza que lo acontecido no ha ocurrido antes?

Vamos a investigarlo, lo estamos investigando.

“Si no fuera por esto no estaríamos revisando todos nuestros mecanismos de control, tenemos muchos y están siendo puestos a prueba y los cambios que haya que hacer, se van a hacer. La familia costarricense debe estar tranquila porque la inmensa mayoría del personal del hospital lo hace con compromiso y dedicación”.

Dos médicas alertaron a los padres del bebé de lo ocurrido; ellas advierten de anomalías.

Bueno, lo que puedo decirle es que eso es lo que han dicho los medios de comunicación.

PABLO MONTIEL
PABLO MONTIEL

“Todos debemos estar vigilantes de que la función que cumplimos se lleve a cabo en la forma en que nos ha sido encomendada. Primero están los niños y todo lo demás es secundario en nuestras labores”.

Hace ocho años un informe advirtió de que Alvarado no debía operar porque no lo hacía bien; en el 2009 otro informe dijo lo mismo. ¿Qué ha hecho el hospital?

Todos los informes se han tomado en cuenta.

“Se han establecido acciones, por eso es que nace hace ya tres años la Unidad Cardíaca, después de diversas acciones”.

No es cierto, porque Alvarado siguió operando.

Bueno, eso habría que verlo desde el punto de vista técnico.

El informe dice muy claro que de seguir operando Alvarado, la mortalidad del HNN no bajaría.

Por eso quiero rescatar algo y es que las mejoras que se han alcanzado son evidentes. La mortalidad al cierre de diciembre del 2013 es de un 7,3%, una tercera parte de cuando empezamos.

“Este proceso de lo que se ha hecho está demostrado, hay informes que demuestran los buenos resultados y el esfuerzo que la Unidad Cardíaca y el hospital han hecho, el respaldo de la Caja en la formación del recurso humano desde ese informe y hasta ahora y tenemos especialistas nuevos que fueron formados en Canadá, en EE. UU.”.

Eso lo rechaza el propio presidente del Colegio de Médicos, pues dice que parte del problema en Cirugía Cardíaca del hospital tiene que ver con la falta de formación de los cirujanos.

Bueno, no sé la razón. A don Marino (Ramírez, presidente del Colegio) le deben de haber informado mal, porque aquí tenemos cirujanos formados en Dallas, con el compromiso que adquirimos con Joseph Forbess (jefe de Cirugía Cardíaca Pediátrica del Centro Médico Suroeste de la Universidad de Texas), como parte de los planes.

Le insisto con lo de Alvarado. Cuando se conocieron los informes usted los minimizó y hasta dijo que lo habían tomado desprevenido, cuando en realidad usted mismo invitó a los médicos extranjeros a venir al país.

Si, ellos vinieron al hospital y no lo he negado. La argumentación de aquel entonces era por los porcentajes de mortalidad, no por otras cosas.

Antes mencionó que el hospital tiene un 7,3% de mortalidad. Esa la cifra sigue siendo alta si se le compara con el 3% o 4% que es la media mundial.

Bueno, yo como no soy cardiólogo no puedo decirle si uno puede hablar con medias mundiales o esa media a la que usted se refiere es lo que publicó (la revista) Lancet. Si uno ve el artículo (de esa revista), la media es para hospitales de países desarrollados, eso no es mundial, uno no puede comparar peras con ayotes, por eso es que...

La estadística sí es mundial, incluso toman en cuenta a países como Guatemala, Uruguay, Colombia y otros, que son similares a Costa Rica.

Mmm, bueno, por eso estamos incorporándonos en la medición con los mismos parámetros que Harvard, Boston, están haciendo para los resultados y mejoría en todo sentido.

Vuelvo a insistir: ¿por qué Alvarado siguió operando pese a los informes?

Yo estuve bastante tiempo fuera del hospital, así que sería mejor que eso lo responda el doctor Gerardo Mora (jefe de Cirugía).

Hernández se retira y Mora, que observa la entrevista, interviene:

Con todo respeto, estamos en un país de derecho en lo laboral, en lo personal...

Perdón, pero el informe no decía que despidieran a Alvarado, sino que no operara.

Se les dijo (a los extranjeros): ‘hay un proceso que tenemos que ser respetuosos...’.

El informe no pedía que lo despidieran, sino que no operara.

¿Por qué no me deja terminar?

Porque usted no me está respondiendo la pregunta.

Se la estoy contestando en mis términos y le estoy diciendo que debimos respetar la ley.

Pero nunca lo apartaron de las salas de cirugía pese a sus fallas.

Más bien, en el cumplimiento de ese derecho puntual, no podía ser despedido, aquí había que cumplir un debido proceso de un antejuicio de esa naturaleza. Un antejuicio que a esa persona (Alvarado) se le respetan sus derechos.

Pero eran dos informes con la misma conclusión: Alvarado no debía seguir operando.

No, es que no... se está tomando eso como una condicionante de que ahí ya estaba clasificado.

Pero fue el mismo Hospital el que llama a esos grupos de médicos para que vengan a evaluar a los cirujanos costarricenses.

Los llamamos para evaluar un proceso completo, no para hacer un evaluación de derecho laboral, de derechos de las personas y ejercicio de la profesión.

Una vez más: no decían despidan al médico, sino simplemente que no operara.

No están diciendo eso, sino que tenía que haber un mejoramiento, de que ojalá ese proceso de mejoramiento se diera. Y sí, ahora tenemos un hecho lesivo, doloroso.

Pero las fallas del cirujano no son nuevas, desde el 2009 se le cuestionó que contestara llamadas durante la cirugía, como ocurrió en la operación de enero.

Estamos claros que hay un proceso en curso del cual, pues, diay, cuando este concluya nos referiremos a ese particular.

El director del HNN, Rodolfo Hernández, regresa a la entrevista y a él se le pregunta:

¿Se siente usted responsable de lo que está pasando?

Bueno, el director del hospital tiene responsabilidad general de todo, pero no en la parte específica de que cada ser humano es un ser humano particular. Lo que ha ocurrido ahora es un hecho aislado, esporádico, de una persona que supuestamente tomó una decisión errada.

¿Habló usted con Gerencia Médica de la Caja?

Sí, le di toda la información que tenemos hasta el momento.

¿Sigue la Unidad Cardíaca trabajando igual?

Esto no ha afectado en nada la producción. En febrero se operaron 22 cirugías complejas.

¿Cuál fue el resultado de mortalidad de esas 22 cirugías?

Yo no tengo los datos procesados.