Por: Ángela Ávalos 23 junio, 2014

Una denuncia anónima que luego hizo suya la Unión de Empleados de la Caja (Undeca), reveló la posibilidad de que en Odontología del Hospital Calderón Guardia se fabricaran prótesis dentales de pacientes pertenecientes a la consulta privada de varios funcionarios del servicio.

El documento sin firma tiene fecha del 29 de diciembre de 2012, pero sirvió de base para un oficio con la denuncia remitido por Undeca a la entonces presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Ileana Balmaceda, el 27 de febrero de 2013.

Las anomalías también se le comunicaron a la Junta Directiva de la Caja y a la Defensoría de los Habitantes, entre otros.

Como resultado, Odontología es hoy uno de los siete servicios médicos y administrativos intervenidos por la Caja en el Hospital Calderón Guardia.

Una de las medidas inmediatas fue la remoción de la jefatura del servicio, a cargo de un odontólogo de apellido Ortiz.

Odontología dependía de la Dirección Médica, según consta en un informe del 19 de julio del año pasado, preparado por la comisión de análisis operativo, control interno y de diagnóstico situacional del servicio.

El informe -del cual tiene copia La Nación - menciona que este hospital tiene el único laboratorio de prótesis de la Caja.

En este edificio están parte de los orígenes históricos del Calderón Guardia, hace ya más de 70 años. | ARCHIVO
En este edificio están parte de los orígenes históricos del Calderón Guardia, hace ya más de 70 años. | ARCHIVO

Como parte de la investigación, se le preguntó a varios trabajadores si en ese laboratorio se hacían trabajos privados.

“Sí, de toda la vida, es de conocimiento de todo el personal que se sacaban trabajos de afuera. No solo trabajos de una persona sino de varios, utilizando los recursos del laboratorio, con el beneplácito de las jefaturas”, declaró una funcionaria a miembros de la comisión.

“(...) Yo veía que ya tenía su negocio montado ahí. Tomaba de todos los materiales: yeso, dientes, cera, cromo cobalto y usaba infraestructura del laboratorio para hacer trabajos personales”, agregó otra.

El informe halló múltiples fallos en el servicio, entre ellos, incumplimiento de horarios del personal y falta de un registro efectivo de las listas de espera, e inconsistencias en la compra de insumos, cierre de agendas para citas y uso de productos vencidos.

Undeca denunció, además, supuestos intereses de cerrar el único laboratorio dental de la CCSS para contratar servicios privados.