Se crea fondo de ¢5.000 millones para recuperación de equipo de baja y mediana complejidad

Por: Ángela Ávalos 15 diciembre, 2015
En cinco meses, Hacienda deberá llegar a un acuerdo con la CCSS para pagarle por el funcionamiento de los Ebáis. El Tribunal Contencioso Administrativo, además, obligó a ese ministerio a no volver a omitir el pago por ese servicio que asumió la Caja hace 19 años. | JOSÉ CORDERO
En cinco meses, Hacienda deberá llegar a un acuerdo con la CCSS para pagarle por el funcionamiento de los Ebáis. El Tribunal Contencioso Administrativo, además, obligó a ese ministerio a no volver a omitir el pago por ese servicio que asumió la Caja hace 19 años. | JOSÉ CORDERO

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) destinará un presupuesto superior a los ¢3,2 billones para la atención de la salud en ebáis y hospitales y para el pago de pensiones el próximo año.

Esa cantidad es un 8,5% mayor a la invertida durante el 2015 y representa un 10,7% del producto interno bruto (PIB), informó esta mañana el gerente financiero de la CCSS, Gustavo Picado Chacón.

De esos ¢3,2 billones, más de ¢2 billones son para el seguro de salud (un 63,3% del presupuesto total) responsable de atender los riesgos de enfermedad y maternidad.

Un 32% del presupuesto es para el pago de pensiones del invalidez vejez y muerte (IVM) y un 4,3% para cancelar las pensiones del régimen no contributivo.

Gustavo Picado destacó que el crecimiento en el presupuesto pretende cerrar la brecha que hay en infraestructura y tecnología.

Uno de los mayores esfuerzos en gestión que se han hecho en los últimos años, dijo Picado, es la reducción en términos relativos en el pago de salarios, que se pasó de un 68,5% en el 2011 a una estimación del 60% para el 2016.

El gerente financiero destacó el interés de aumentar la inversión en infraestructura y equipo en el primer nivel de atención (equipos básicos de atención integral en salud), pues se pasó de 0,5% en las áreas de salud a un 1%.

Para el 2016 además se abrió un fondo de recuperación de equipo médico de baja y mediana complejidad por ¢5.000 millones. Estos fondos son concursables, lo cual quiere decir que los centros de salud deben presentar proyectos para tener accesos a eso dineros.

Agregó que la CCSS continúa trabajando en un nuevo modelo de financiamiento que, entre otras cosas, diversifique las fuentes de ingreso de la institución, extienda la cobertura contributiva y mejore la gestión de cobro.

Etiquetado como: