Hospital dice que es "imposible" que se roben un recién nacido dentro del centro médico

Por: Patricia Recio 21 enero, 2015

Una pareja de Tabarcia de Mora presentó este miércoles una denuncia por la supuesta desaparición de una de sus bebés, al momento de nacer en el Hospital San Juan de Dios.

Sin embargo, en el centro médico sostienen que la mujer afectada solo tenía un bebé en su útero y que, por los protocolos de seguridad es imposible que un menor sea sustraído del hospital.

Carlos Amador acudió esta semana a la Fiscalía para relatar que el domingo, cuando a su esposa Leidy Ureña le realizaron la cesárea para traer a sus hijas al mundo, los médicos le indicaron que solo encontraron a una niña, pese a que los ultrasonidos y demás exámenes realizados durante el embarazo confirmaban que se trataba de un embarazo gemelar.

Según contó Amador, a su esposa le realizaron cinco ultrasonidos, cuatro de ellos en el mismo Hospital San Juan de Dios, donde ella llevaba su control prenatal por ser considerado un embarazo de riesgo.

"El viernes (16 de enero) vinimos al hospital, le hicieron un monitoreo y un ultrasonido, la dejaron internada porque estaba con contracciones, pero nos dijeron que todo estaba bien con las bebés. Después, a la hora de la visita, ese día ingresé a verla y siempre le mantenían monitoreando los corazones de las bebés. El sábado que la vine a visitar la ingresaron a sala de parto y le pusieron suero para provocarle los dolores pero no las pudo tener ese día".

"Hablé con los doctores que le hicieron los ultrasonidos me dijeron que ellos todo el tiempo vieron que eran gemelas y no saben qué pasó", dijo Carlos Amador, esposo de la denunciante.

"El domingo mi esposa me llamó a las 8 de la mañana y me dijo que la iban a pasar de nuevo a sala de parto, entonces le dijeron que no podía tenerlos normal por lo que decidieron hacer cesárea, a mí me llamaron a las 2 p.m. para que recogiera las pertenencias y me dijeron que esperara afuera de la sala de partos", relató Amador.

Lo que sucedió en los minutos siguientes fue lo que puso a este padre y a toda la familia a pensar que algo extraño pasó durante la cesárea y a dudar de la versión del hospital, donde aseguran que pese a que todo se preparó para recibir dos bebés, dentro del vientre de Ureña solo había una niña.

"Como a las 3 de la tarde pasó un enfermero con una niña y una muchacha que estaba esperando a una sobrina me dijo: '¿esa niña que llevan ahí no es su hija?' , yo le dije que no podía ser porque las mías son dos, son gemelas, ella me dijo que le preguntara y cuando me le acerqué él me dijo que no era mía, pero lo raro era que todo el que salía iba preguntando por los familiares o los padres y él no preguntó. Él salió directamente con la bebé y la metió ahí donde meten a los niños", contó Amador.

El padre sigue relatando que el mismo enfermero, quien había regresado a sala de partos, salió con otra bebé y lo llamó para indicarle que en la operación solo encontraron una niña, pese a que se esperaban dos.

Ante la desesperación del padre, una enfermera le dijo que quien tenía que explicarle lo acontecido era el doctor a cargo de la cesárea, según recuerda, el médico salió y le indicó que "buscó y buscó" pero solo encontraron una pequeña.

El médico le informó que doña Leidy sí estaba enterada de que en la cesárea sólo había nacido una niña, porque la habían dormido parcialmente (de la cintura hacia las piernas). Sin embargo, según cuenta Carlos, su mujer apenas recuerda que le pusieron una bebé en el pecho y que no pudo ver nada pues tenía una sábana a la altura de su pecho, que le impidió ver el procedimiento.

"Hablé con los doctores que le hicieron los ultrasonidos me dijeron que ellos todo el tiempo vieron que eran gemelas y no saben qué pasó", dijo consternado Amador, en declaraciones a La Nación.

El abogado de la pareja, Javier Vargas, sostuvo que fueron varios ultrasonidos en los que las bebés estaban bien formadas e incluso se les pudo ver el sexo.

Mientras que la tía de Leidy, Marlen Ureña, dijo tener copia de todas los ultrasonidos que se le realizaron a su sobrina. "Siempre nos dijeron que eran gemelas, incluso nos dieron el peso", añadió.

 Leidy Ureña López y Carlos tramitaron en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) una demanda por la supuesta desaparición de una bebé en el parto de Leidy.
Leidy Ureña López y Carlos tramitaron en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) una demanda por la supuesta desaparición de una bebé en el parto de Leidy.

Hospital: "robo de bebé es imposible".

E l jefe de la Sección de Gineco-Obstetricia y Neonatología del Hospital San Juan de Dios, Óscar Cerdas, aseguró que es imposible que un bebé se pierda debido a los protocolos de seguridad establecidos en el centro médico.

Según dijo, la paciente tenía un solo bebé y en la cesárea participaron más de 12 personas entre personal médico, enfermeros y anestesiólogo, por lo cual, según indicó, no existe la posibilidad de que el bebé se desapareciera o que todas estas personas se hubieran puesto de acuerdo para participar en un hecho de esta magnitud.

Pese a esto, el hospital nombró una comisión especializada que analizará los factores que mediaron en lo que calificaron como una "confusión", pues reconoció que sí existen cuatro ultrasonidos realizados en el hospital, donde se indicaba que la mujer llevaba en su viente dos bebés, y otros dos en donde se aprecia una sola bebé.

"No sabemos dónde se empezó a hacer una interpretación inadecuada de las imágenes médicas, lo que sí es concreto es que era un embarazo único, sí hay documentos donde se establece en la atención de emergencias que era único", enfatizó el médico.

Cerdas también mencionó que los dos ultrasonidos realizados en el servicio de emergencias, fueron hechos por radiólogos, mientras que los cuatro hechos como parte del contro prenatal los realizaron ginecólogos (es en estos últimos donde se hablaba de gemelas).

Sobre los monitoreos para escuchar el latido del corazón del bebé, el encargado dijo que existe un monitoreo donde se interpretó que eran dos bebés.

El médico insistió en que "sí existe la posibilidad científica" de que se diera un fenómeno "de imágenes en espejo" que provocara que los ultrasonidos se interpretaran de forma incorrecta.

Según el reporte del hospital, la mujer empezó el control en el centro médico a partir de las 18 semanas de embarazo.

Por su parte, la jefa de Enfermería, Virian Mejías explicó que existen una serie de medidas de identificación inmediata de los recién nacidos y custodia de los mismos por parte de personal de enfermería y asistentes cuando son trasladados a las salas de neonatos.

Mejías se negó a confirmar o descartar si al momento del nacimiento de la hija de los Amador Ureña, había otra mujer dando a luz, pues dijo que eso es parte de la investigación que realizan en el centro médico.

Por su parte, la gerenta médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, indicó: "Seremos respetuosos de las investigaciones del Poder Judicial. No podemos ir más allá porque cada centro médico está haciendo su propia investigación a lo interno. Veremos cuáles áreas tenemos que fortalecer, si tenemos que hacerlo".

Colaboró la periodista Hulda Miranda Picado.