Por: Ángela Ávalos 3 julio, 2014

Las autoridades del Hospital Nacional de Niños están alarmadas: los casos de violencia contra menores no paran de crecer.

Entre enero y junio de este año fueron atendidos 1.055 niños víctimas de diferentes tipos de agresiones. Esa cantidad es 25% mayor a la reportada para el mismo periodo del año anterior.

Casi la mitad de los casos se atribuyen a la llamada violencia social, pero también hay una proporción importante (27%) por negligencia; tampoco falta el abuso emocional, físico y sexual.

El lunes anterior, tres pequeños estaban internados en el servicio de Medicina 3, víctimas de la negligencia de sus padres. En otra sala, una menor más sufría las secuelas por agresión sexual.

La semana pasada, una bebé falleció ahogada en una piscina y otra, que cayó dentro de una lavadora, se encuentra hospitalizada en condición grave.

El director interino del Hospital de Niños, Orlando Urroz, reconoce que esta es solo la punta del iceberg y considera que se deben articular esfuerzos entre instituciones y comunidad para contener esta epidemia de violencia.