Documento de 60 folios incluye detalle de los hechos y los nombres de testigos

Por: Luis Edo. Díaz 8 marzo, 2014
Miguel Ángel Campos (de pie) y Marco Vinicio Campos (sentado), abogados de los padres del bebé fallecido en enero tras una cirugía cardíaca, presentaron ayer, ante la Unidad Operativa del Ministerio Público, unos 60 folios que componen la querella penal y civil contra dos médicos del Hospital Nacional de Niños. Los atendió la funcionaria Argentina Camacho. | MAYELA LÓPEZ.
Miguel Ángel Campos (de pie) y Marco Vinicio Campos (sentado), abogados de los padres del bebé fallecido en enero tras una cirugía cardíaca, presentaron ayer, ante la Unidad Operativa del Ministerio Público, unos 60 folios que componen la querella penal y civil contra dos médicos del Hospital Nacional de Niños. Los atendió la funcionaria Argentina Camacho. | MAYELA LÓPEZ.

Los padres de un bebé que falleció en enero pasado tras una cirugía cardíaca en el Hospital Nacional de Niños (HNN) presentaron ayer, por medio de sus abogados, una querella penal y civil contra al menos dos cirujanos de ese centro médico que participaron en la intervención.

El abogado Marco Vinicio Castillo planteó la acción judicial en representación de dos jóvenes vecinos de Cóbano, Puntarenas, quienes perdieron a su bebé de 26 días tras una cirugía al corazón que se le practicó el pasado 15 de enero en el HNN y que, entre otras anomalías, no contaba con su consentimiento previo.

Por lo que habría ocurrido antes, durante y después de esa operación, los padres decidieron pasar de su denuncia inicial realizada días atrás, a una demanda formal ante la Unidad Operativa del Ministerio Público, en San José.

La querella es contra dos especialistas del HNN, de apellidos Alvarado y Campos.

Esto último lo determinó una investigación preliminar del propio hospital infantil, confirmado además por testigos entrevistados por la Auditoría Interna de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) durante la semana pasada.

Por este caso, ambos especialistas del HNN están suspendidos de sus funciones, con goce de salario.

La Nación contactó ayer a Alvarado para conocer su criterio, pero evitó el tema “por recomendación de mi abogado”. Aunque se le consultó el nombre de su representante legal, no quiso decirlo.

Este diario también llamó al otro cirujano demandado, de apellido Campos, pero no contestó las llamadas ni devolvió mensajes.

Contenido. De acuerdo con el abogado de los padres, la querella explica “de manera detallada” los hechos del 15 de enero anterior.

“La querella contiene 60 folios entre la narración de los hechos, pruebas que se aportan y otras que se solicitan (a la Fiscalía), posibles imputados y relación de hechos”, explicó el jurista Campos.

Además, durante la presentación de los folios, los representantes de la pareja puntarenense tuvieron una reunión con los investigadores asignados al caso por parte del Ministerio Público.

Sobre las declaraciones que brindó ayer el director del hospital, Rodolfo Hernández, en las que, entre otras cosas afirmó que “lo que ha ocurrido es un hecho aislado, esporádico”, el abogado consideró que los jerarcas del centro médico buscan “justificar lo injustificable y hacer lo posible para evadir su posible responsabilidad”.

“Van a verse involucrados (las autoridades) directamente, más que ellos tenían información importante”, aseguró Campos en referencia a dos informes, uno del 2006 y otro del 2009 , que advertían de las fallas y comportamientos de Alvarado durante las cirugías.

El jueves, el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Francisco Segura, confirmó que hay, al menos, un caso más que está en investigación por otra muerte tras una cirugía cardíaca en el Hospital de Niños.