Por: Irene Rodríguez 29 diciembre, 2015

El brote de infección respiratoria aguda grave (IRAG), que se encuentra en diferentes zonas del país, ataca principalmente a personas consideradas de “alto riesgo” según los profesionales de salud.

En ese grupo de población se encuentran las mujeres embarazadas, pacientes proclives a otros males respiratorios, adultos mayores, personas con insuficiencia renal, diabetes, obesidad, hipertensión o asma.

En los últimos días, pacientes de ese grupo han sido vistos en seis de cada diez consultas de los diferentes centros de salud.

María Eugenia Villalta, gerenta médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) resaltó en un comunicado de prensa que las personas con esas condiciones de salud deben incrementar las medidas de prevención.

Algunas de esas prácticas mencionadas por la funcionaria, incluyen el lavado de manos constante y la utilización de pañuelos desechables en caso de tener tos o estornudos. Si la persona no tiene a mano un pañuelo, debe utilizar su antebrazo.

Atención. Xiomara Badilla, coordinadora de Vigilancia Epidemiológica de la CCSS, indicó que si las personas presentan fiebre mayor a 38 °C y dificultades respiratorias, deben acudir al centro médico más cercano.

En casos de adultos mayores, también se debe estar atento a síntomas como fatiga, falta de apetito, lenguaje incoherente y debilidad.

“Es muy importante que consulten temprano (cuando los síntomas comienzan) para así tener mejor capacidad de reacción”, manifestó Badilla.