Salud detecta fallos en limpieza y desinfección tras contaminación con bacteria; CCSS cambiará techos, ventanas y muebles, y ampliará espacio entre incubadoras

Por: Ángela Ávalos 3 enero
En el Hospital Calderón Guardia se atienden alrededor de 5.500 partos al año. La emergencia con la bacteria obligó a trasladar la atención de estos casos al CAIS de Desamparados y a los hospitales Nacional de las Mujeres y San Juan de Dios. DIANA MÉNDEZ
En el Hospital Calderón Guardia se atienden alrededor de 5.500 partos al año. La emergencia con la bacteria obligó a trasladar la atención de estos casos al CAIS de Desamparados y a los hospitales Nacional de las Mujeres y San Juan de Dios. DIANA MÉNDEZ

Dos órdenes sanitarias obligaron al Hospital Calderón Guardia a mejorar las condiciones físicas del área donde atiende a los recién nacidos, tras la contaminación de este servicio con una bacteria.

Según confirmó Allan Varela Rodríguez, jefe de la Unidad de Servicios de Salud del Ministerio de Salud, en la última de las órdenes –con fecha del 26 de diciembre–, se le pide al Calderón reforzar las medidas de limpieza y desinfección de esos servicios, en donde se encontraron debilidades.

En esos protocolos, explicó Varela, se recomienda la contención de visitantes, el correcto manejo de desechos, y el reforzamiento de la forma de limpiar y desinfectar para prevenir un evento similar.

Dada la antigüedad del hospital, explicó Varela, las paredes de estos servicios estaban forradas con azulejos. Este material, dijo, dificulta una correcta limpieza y favorece la aparición de organismos causantes de enfermedades, como las bacterias.

Medidas para frenar contaminación con bacterias en el Calderón Guardia
Medidas para frenar contaminación con bacterias en el Calderón Guardia

No fue necesario ordenar la clausura porque el hospital decidió, el 13 de diciembre, cerrar temporalmente los servicios mientras se realizaban algunas mejoras y se contenía el brote, cuyo inicio coincidió con la muerte de seis bebés prematuros, a comienzos de diciembre.

La primer orden sanitaria se realizó a principios de diciembre, y fue de carácter epidemiológico, con medidas recomendadas para frenar la diseminación de la bacteria, explicó Varela.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acaba de remitir al Ministerio de Salud una propuesta con acciones que incluyen la ampliación del espacio entre incubadoras, cambio de techos internos y colocación de muebles de acero inoxidable, así como mejoras en la condición de seguridad de puertas y ventanas.

Esta propuesta, aclaró el funcionario de Salud, debe ser revisada antes por el Ministerio. Se esperaría alguna resolución la tarde de este jueves.

Inspectores de Salud revisarán, al menos dos veces a la semana, la evolución de los trabajos que sean aprobados.

Al final de las obras, dijo Varela, se realizarán cultivos para tener evidencia de la desaparición de la contaminación con esta bacteria o de cualquier otro agente, antes de dar el visto bueno para el reinicio de actividades y garantizar la seguridad para pacientes y funcionarios.

La gerenta médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, confirmó que la institución decidió aprovechar para realizar todo el plan remedial en un plazo de cuatro semanas, que es el periodo en el cual tanto el área de Neonatología, como un sector de la maternidad continuarán cerrados, según anunció el martes la Caja.

El hospital, que atiende un promedio de 5.500 partos al año, invertirá cerca de ¢100 millones en estos trabajos.

"En estas circunstancias, estamos haciendo el abordaje con todas las acciones. Es mejor aprovechar ahora que tenemos la red organizada para cumplir con todo lo que se nos ha solicitado. Nosotros somos los más interesados; por eso vamos más allá de lo que se nos pidió", afirmó la gerenta.

El Calderón Guardia comenzó la construcción de una nueva torre de $85 millones, en donde habrá un nuevo servicio de Neonatología y un área de maternidad. Sin embargo, se realizarán estas mejoras en el viejo edificio mientras se termina la torre.

Esta obra sustituirá el edificio que resultó destruido en el incendio del 2005.

Este hospital tiene un área de atracción cercana a 1,5 millones de personas. Al ser un hospital nacional es el de referencia para especialidades de la población que atienden los centros médicos de Cartago, Limón, Guápiles y Turrialba.

Reforzar apoyo a otros hospitales

La detección de la bacteria Serratia liquefaciens, a mediados de diciembre, obligó al hospital a dejar de atender recién nacidos y parturientas desde el 13 de ese mes y a solicitar apoyo de otros hospitales de la red para atender partos y bebés complicados.

La aparición de esta bacteria –que se registra por primera vez en el Calderón– coincidió con la muerte de seis niños prematuros en el servicio de Neonatología de ese hospital.

El 14 de diciembre, un día después del cierre de Neonatología y Maternidad del Calderón Guardia, Maricel Quirós tuvo Samuel Calderón en el CAIS de Desamparados. A su lado, su esposo Alexánder Calderón. DIANA MÉNDEZ.
El 14 de diciembre, un día después del cierre de Neonatología y Maternidad del Calderón Guardia, Maricel Quirós tuvo Samuel Calderón en el CAIS de Desamparados. A su lado, su esposo Alexánder Calderón. DIANA MÉNDEZ.

Estos fallecimientos aún están en investigación, confirmó Villalta el mediodía de este miércoles.

Según el infectólogo Jorge Chaverri, del Hospital Calderón Guardia, Serratia no está entre los diez microorganismos patógenos que más enferman y matan dentro de los hospitales.

El especialista explicó que esta bacteria tiene predilección por ambientes húmedos y llenos de polvo. Crece en el intestino, pero también puede desarrollarse, sin problemas, en otras partes del cuerpo y crecer e infectar superficies como mesas o muebles.

La atención de los partos del Calderón se ha trasladado al Centro de Atención Integral en Salud (CAIS) de Desamparados, donde se ven los casos de menor complejidad.

Las pacientes más complicadas son vistas en el Hospital Nacional de las Mujeres y en el San Juan de Dios. Estos centros médicos solicitaron reforzar su personal con más neonatólogos, confirmó Villalta.

De acuerdo con la Gerencia Médica, solo en Desamparados se están atendiendo 15 partos y cuatro cesáreas por día.

Con la situación del Calderón, el San Juan de Dios pasó de ver 15 a 20 partos diarios, mientras que el Hospital Nacional de las Mujeres aumentó la demanda de 11 a 17 partos vaginales por día, y de cinco a diez cesáreas.