Ministerio de Salud registra 52 afectados con zika y ni un solo caso reportado este año de microcefalia, embarazadas infectadas o síndromes neurológicos

Por: Ángela Ávalos 1 febrero

La cantidad de enfermos de dengue en las primeras tres semanas de enero es casi siete veces menor a la registrada en el mismo periodo del 2016, informó el Ministerio de Salud, que continúa en operativos de destrucción del criaderos del zancudo transmisor.

El último registro de la Dirección de Vigilancia de la Salud da cuenta de 418 enfermos en las tres primeras semanas del año, contra 2.749 para el mismo periodo del 2016. El año pasado, cerró con un total de 22.605 enfermos de dengue.

Según el más reciente boletín epidemiológico, en las tres primeras semanas del mes fueron confirmados 52 enfermos de zika.

El año pasado, hasta la semana 7 (mediados de febrero) había 8 enfermos, incluida la primera embarazada confirmada con el virus, una joven de Sámara, en Nicoya, Guanacaste.

Los casos confirmados de chikunguña ascienden a 48, unas 15 veces menos de lo registrado en el mismo periodo del 2016.

Estas tres enfermedades son transmitidas por el mismo zancudo, el Aedes aegypti.

Luis Solís colaboró en la fumigación del barrio Corina Rodríguez, en San Felipe de Alajuelita, en San José. Alajuelita fue el primer cantón josefino en registrar enfermos de zika. | JOSE CORDERO
Luis Solís colaboró en la fumigación del barrio Corina Rodríguez, en San Felipe de Alajuelita, en San José. Alajuelita fue el primer cantón josefino en registrar enfermos de zika. | JOSE CORDERO

En el caso del dengue, produce un cuadro similar al de la llamada 'gripe quiebra huesos', con dolor articular, fiebre y el riesgo de la pérdida de líquidos internos que, en los pacientes más graves, puede ocasionar la muerte.

El mayor riesgo para quien contrae el chikunguña son los cuadros artríticos crónicos, que pueden comprometer el desenvolvimiento laboral de las personas.

Con el zika, por su parte, las amenazas se concentran, principalmente, en las embarazadas que contraigan el virus en las primeras semanas de la gestación.

Hasta ahora, hay nueve casos probables de embarazadas con el virus, que deben ser vigiladas para ver si sus bebés nacen con microcefalia (cabeza más pequeña de lo normal), una complicación asociada a esta enfermedad.

Al zika también se le atribuyen síndromes neurológicos como el Guillain-Barré, que paraliza temporalmente parte del cuerpo de las personas, generando discapacidad.

En todo el 2016, el Ministerio de Salud registró y dio seguimiento a 150 embarazadas con zika, confirmó dos síndromes congénitos asociados al virus y 4 casos de Guillain-Barré.

El Ministerio de Salud ha continuado con la revisión y fumigación de casas para eliminar criaderos de zancudos transmisores de la enfermedad.

Hasta la tercera semana de enero, se habían visitado casi 45.000 viviendas y se fumigaron más de 17.000.

Las autoridades de Salud recomiendan a la población eliminar los depósitos útiles de agua, como baldes, plásticos desechados, tarros viejos, llantas en desuso y hasta cáscaras de frutas que pueden contener líquidos.

Estos son los criaderos más comunes para el zancudo transmisor de esas enfermedades.