Ministerio creó comisión de alto nivel que visitará zona para hacer investigación

Por: Ángela Ávalos 3 abril, 2016

Marzo se suma a la lista de meses –en total, seis– en que los estudiantes indígenas de Bajo Bley, en Telire, Talamanca, han permanecido sin maestro.

El docente asignado por el Ministerio de Educación Pública (MEP) los abandonó en setiembre, pero cobró puntualmente su salario sin trabajar, según denunció este diario, tras una visita a Telire.

La veintena de estudiantes, entre niños y adolescentes, irá solo a recibir su clase de Lengua y Cultura, mientras el MEP encuentra un educador sustituto.

Según explicó el viceministro, Miguel Gutiérrez, existe una disposición legal que le da potestad a la Asociación de Desarrollo de Telire para hacer la designación del docente y proponerla al MEP.

“Estamos a la espera de la recomendación para hacer el nombramiento y garantizar el derecho a la educación a esta población”, dijo Gutiérrez.

De acuerdo con el funcionario, si fuera por el MEP, ya el docente estaría nombrado.

Quien resulte designado en la plaza del maestro, de apellido Morales, deberá elaborar y cumplir con un plan para recuperar el tiempo perdido.

Investigación. Desde los despachos de la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, y del Viceministerio, se decidió crear una comisión de alto nivel para investigar lo sucedido en la Escuela de Bajo Bley.

Un equipo de cuatro funcionarios visitará la zona el 12 y 13 de abril, con el propósito de preparar un informe que aporte evidencias para sancionar a los responsables de que este maestro se ausentara tanto tiempo, cobrara el salario y nadie, aparentemente, se diera cuenta de la falta, hasta que este medio lo denunció.

La investigación, confirmó Gutiérrez, abarcará al supervisor directo de Morales, de apellido Sandoval, y a la directora regional, de apellido Blanco.

Estos funcionarios, sin embargo, se mantendrán en sus puestos, mientras la indagatoria sigue su curso.

A ambos se les notificará que no deben intervenir en el proceso de investigación.

“Yo convoqué a la directora regional para que me diera cuentas en el despacho. Hay que seguir el debido proceso. No podemos actuar arbitrariamente, pero sí vehementemente para dilucidar esta situación”, dijo Gutiérrez sin entrar en detalles sobre las posibles sanciones.

La situación de Telire salió a la luz pública a principios de marzo, cuando se activó una alerta por la enorme escasez de recursos de los 1.700 habitantes de esta zona.

La Escuela de Bajo Bley es una víctima más de esta situación, sin edificio adecuado para atender a sus estudiantes, y sin maestro.

El MEP reconoce que no hay garantía de que lo sucedido en Bajo Bley no ocurra en otros centros de la zona, por lo que enviará una circular recordando a los docentes sus obligaciones para con los estudiantes.