Menor permanece en ese país donde se recupera a dos semanas de recibir un hígado

Por: Patricia Recio 9 octubre, 2015

Génesis Romero, la menor que recibió un trasplante de hígado en Venezuela se recupera satisfactoriamente de esa intervención y ya come y respira por sus propios medios.

Alexánder Romero, Shirley Salda y Génesis. | FACEBOOK DE ANASOVI
Alexánder Romero, Shirley Salda y Génesis. | FACEBOOK DE ANASOVI

De acuerdo con María del Rocío Sáenz, presidenta de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), los médicos venezolanos les han mantenido informados sobre el progreso de Génesis y les han informado que el injerto de hígado está respondiendo y la menor ya respira sin ventilación mecánica.

Sáenz recordó que el trasplante de hígado es una cirugía compleja que puede durar hasta 13 horas y la fase post-operatoria es crítica por las complicaciones que se puedan presentar.

Génesis fue operada por un equipo de especialistas de alto nivel técnico internacional, que logró con éxito la cirugía y actualmente mantiene los cuidados necesarios que han hecho posible hasta este momento que la niña acepte el injerto y vaya recuperando sus capacidades funcionales.

La directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas añadió que fue clave el acompañamiento de un equipo de profesionales de salud, quienes estuvieron en el procedimiento.

"Nuestros profesionales identificaron fortalezas en el programa venezolano, así como en los recursos existentes en el HNN, por lo que lo ideal sería unir lo mejor de ambos mundos, a fin de realizar las siguientes trasplantes de hígado pediátrico en nuestro país", aseguró.