Situación puede volver a las mujeres más vulnerables si se suma a la carga laboral y del hogar

Por: Patricia Recio 26 julio, 2013

Las mujeres son la población que más utiliza las licencias para cuidar parientes en fase terminal, brindadas por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Según datos de esa institución, en el 2012 se dieron 2.520 licencias para el cuido de pacientes terminales, de las cuales 1.961 fueron otorgadas a mujeres, es decir el 77,8%.

Lidieth de Córdoba busca el silencio de su habitación para tomar fuerzas y velar por su marido enfermo. Así, cumple el voto que hizo frente al altar: juntos en la salud y en la enfermedad.
Lidieth de Córdoba busca el silencio de su habitación para tomar fuerzas y velar por su marido enfermo. Así, cumple el voto que hizo frente al altar: juntos en la salud y en la enfermedad.

Esto a pesar de que el 62,6% de la población asegurada que puede optar por ese tipo de incapacidad son hombres, según los datos suministrados por el Sistema Centralizado de Recaudación (SICERE).

Según Heileen Díaz, del programa de Equidad de Género de la CCSS, esta situación puede complicarse porque muchas veces la mujer se incorpora al proceso laboral y a la vez asume el rol de cuidadora, de niños, enfermos o adultos mayores, lo cual eleva la carga de trabajo y aymenta su vulnerabilidad a problemas depresivos, digestivos, ansiedad entre otros.

Según Díaz, es necesario el establecimiento de políticas públicas para mejorar las redes de cuido y para que hombres y mujeres compartan esta actividad.

La población femenina, también es la que más asiste a los cursos de prestaciones sociales que brinda la Caja. El año pasado asistieron a estas actividades 339 personas, de las cuales 303 eran mujeres.

Estos cursos tienen como propósito fundamental ofrecer a la población herramientas para mantener la calidad de vida, tanto de la persona que se cuida como del cuidador o cuidadora.

La Caja anunció que el próximo 22 de agosto, la Institución tiene prevista la apertura de un nuevo curso para cuidadores, el cual concluye el 12 de setiembre.

Las sesiones se realizan una vez por semana y duran aproximadamente tres horas. Los cursos son gratuitos y los únicos requisitos para participar son los siguientes: ser asegurado, tener cédula de identidad y cuidar a un adulto mayor.