Por: Ángela Ávalos 25 noviembre, 2015

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) trabaja para lograr que los automóviles que más contaminen el ambiente paguen mediante un canon.

Esa es una medida de un paquete de acciones mencionadas por el viceministro de Transportes, Sebastián Urbina.

Ese jerarca reconoce la situación que describe el Vigesimoprimer Informe del Estado de la Nación.

Así que, en principio, para Urbina no fue ninguna noticia conocer que el aumento de la flotilla vehicular privada se debe a la ineficiencia con la que el Estado ha manejado los temas del transporte público e infraestructura vial.

“El reporte del Estado de la Nación no nos agarra por sorpresa y sin planes de ejecución de acciones. Sabemos que hay que promover la importación de mejores vehículos y reforzar el control de emisiones”, dijo.

Los ministerios de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Ambiente y Salud trabajan para establecer medidas.

En proceso. Las acciones caminan en varias vías, asegura Urbina: mejorar la calidad de los vehículos que ingresan; la calidad de los combustibles que se expenden y reforzar el control de las emisiones.

Al mismo tiempo, se avanza con el proyecto de sectorización del transporte público y, para ello, en el diseño de carriles exclusivos para autobuses en el cantón de Desamparados.

“Estamos buscando las posibilidades de poner un canon por emisiones para que el que contamine, pague. Todo está ligado con la parte de salud”, agregó el viceministro.

Urbina aseguró que hay una comisión que viene trabajando desde el año pasado en la reglamentación del artículo 38 de la ley de tránsito, que tiene que ver con emisiones vehiculares.

Según Urbina, se ha trabajado con Riteve, responsable de la revisión técnica vehicular, y se ha conversado también con empresarios importadores de autos.

“Estamos muy conscientes de la necesidad. Esto es y así va”, manifestó.