Representantes sectoriales inician estudio de documentos actuariales sobre situación financiera del régimen de pensiones más grande del país

Por: Ángela Ávalos 17 abril

Los diez integrantes de la mesa de diálogo que discutirán la reforma a las pensiones del IVM comenzaron a trabajar este lunes, con el estudio de los documentos disponibles sobre la salud financiera de ese régimen.

La información la confirmó el gerente de pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Jaime Barrantes, quien dijo que a partir de este 17 de abril corre el plazo de tres meses dado por la Junta Directiva de la institución, para que se presente una propuesta de reforma.

Ese plazo vencería el 17 de julio.

El facilitador nombrado por la Caja para guiar este proceso, Roberto Artavia Loría, ya empezó a contactar a los miembros de la mesa con el fin de coordinar la programación de la primera reunión del grupo, que podría ser la próxima semana o la primera de mayo, dijo Barrantes.

La CCSS integró una mesa de diálogo con representantes de patronos, Estado y trabajadores para formular una propuesta de reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

El IVM tiene 225.984 beneficiarios: 51.400 pensionados por invalidez, 115.135 por vejez y 59.449 por muerte.

De acuerdo con un estudio elaborado para la CCSS por actuarios matemáticos de la Universidad de Costa Rica (UCR), el principal sistema de pensiones del país podría entrar en crisis en el 2030 si no se realizan ajustes en la edad de retiro, cuotas y beneficios.

La UCR advirtió que, de no tomarse medidas urgentes, los ingresos al IVM dejarán de ser suficientes para honrar los gastos entre el 2022 y el 2028. La reserva de este régimen corre riesgo de agotarse entre el 2027 y el 2034.

Incluso, se ha mencionado la posibilidad de elevar la edad de retiro a 70 años (hoy es de 65 años). Esto afectaría a quienes comenzaron a cotizar tarde en el sistema.

El IVM fue creado en 1947 y se universalizó en 1961 cuando se le dio rango y respaldo estatal en la Constitución Política.

Actualmente, tiene 1,5 millones de trabajadores cotizantes, 83.442 patronos y el Estado.

En total, son 225.984 beneficiarios: 51.400 pensionados por invalidez, 115.135 por vejez y 59.449 por muerte.

El estudio de la UCR reveló una caída en el número de cotizantes por pensionado. Hoy, se tienen registrados 6,7 cotizantes por cada beneficiario.

Tropiezos

La expectativa con esta mesa es alta. De aquí debe salir la propuesta que finalmente sería conocida por el máximo órgano de la CCSS, la Junta Directiva, responsable de dar la última palabra.

Los miembros de la mesa fueron finalmente juramentados el jueves 6 de abril, tras múltiples tropiezos que atrasaron la conformación de la mesa.

En total, son diez personas las que tomarán como base para la discusión el estudio actuarial elaborado por la Universidad de Costa Rica (UCR) sobre la salud financiera del principal régimen de pensiones del país.

Los tres representantes estatales son Olga Marta Sánchez Oviedo, ministra de Planificación; Alfredo Hasbum Camacho, ministro de Trabajo, y José Francisco Pacheco Jiménez, viceministro de Hacienda.

Los elegidos por el sector empresarial son Rafael Carrillo Lara, Luis Mesalles Jorba y Jorge Manuel Brenes Ramírez.

De parte de los trabajadores, participarán Geovanny Villalobos Guzmán (cooperativismo), Marvin Durán Espinoza (solidarismo), y por el sindicalismo Martha Rodríguez González (Undeca) y Olga Martha Gómez González (Rerum Novarum).

Los actores
Los actores

"En esta semana, se estarían socializando los documentos técnicos disponibles para que se arranque con una primera reunión, a finales de este mes en la primera semana de mayo", reiteró Barrantes.

De acuerdo con el gerente, la Caja y los miembros de esa mesa tienen toda la disposición de que este proceso se realice con la mayor transparencia.

La información que salga de esas discusiones será colgada en el sitio que la CCSS abrió sobre la reforma de pensiones en su página web, en la dirección www.ccss.sa.cr/pensiones

La última gran reforma que se hizo al IVM fue en el 2005. Los cambios incluyeron el aumento de las cuotas (se pasó de 240 a 300) y el cambio en la fórmula de cálculo, que pasó del promedio salarial de los últimos cinco años laborados al promedio de los últimos 20 años.

También reguló el retiro anticipado con penalización y se ajustaron los requisitos para las pensiones por invalidez, que provocaron la caída en estos beneficios.

Etiquetado como: