Directores de área piden a Caja no subir cuota de consultas a cinco por hora

Por: Ángela Ávalos 8 julio
Maureen Villalobos tiene nueve años de ser médica. Para ella, es imposible atender con calidad en 15 minutos o menos. El miércoles 5 de julio, dedicó media hora a una consulta de seguimiento de Julia Anchía Mora, de 69 años, quien es diabética. La señora, vecina de El Carmen de Goicoechea, consultó por vértigo y una úlcera en un pie. | JORGE RENDÓN PARA GN
Maureen Villalobos tiene nueve años de ser médica. Para ella, es imposible atender con calidad en 15 minutos o menos. El miércoles 5 de julio, dedicó media hora a una consulta de seguimiento de Julia Anchía Mora, de 69 años, quien es diabética. La señora, vecina de El Carmen de Goicoechea, consultó por vértigo y una úlcera en un pie. | JORGE RENDÓN PARA GN

Maureen Villalobos colocó la silla donde se sienta su paciente en un ángulo de visión donde, al menos, lo pueda volver a mirar de vez en cuando, mientras ella digita sobre el teclado síntomas, medicamentos y exámenes médicos de control.

Con casi nueve años de ser médica general, Villalobos asegura que los 15 minutos autorizados por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para atender a cada paciente no le alcanzan para dar una atención integral, tal y como se exige para un Ebáis.

La doctora debe llenar “pantallas” y “pantallas” de información con formularios de tamizaje, además de la historia clínica y los datos de la consulta específica del día.

Con Julia Anchía Mora, diabética e hipertensa, invirtió 30 minutos el miércoles 5 de julio, en el Área de Salud Goicoechea II. Aquella no solo fue una cita de control. Doña Julia llegó quejándose de vértigo y con una úlcera en ciernes en su pie derecho.

“El paciente viene con sus patologías crónicas y con otras necesidades adicionales, como un cuadro gripal o un dolor abdominal.

“Tenemos que hacer todo el acto médico de una patología crónica y una aguda en un periodo de 12 a 15 minutos, lo cual es prácticamente imposible”, advirtió Villalobos.

Entonces, los 15 minutos extra invertidos en doña Julia y que otros pacientes también reciben en caso necesario, significarán para la médica salir más tarde, o reducir y hasta eliminar los tiempos de comida.

Solicitud

La historia de esta médica de Goicoechea es bastante frecuente en los 1.041 Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis) del país.

La llegada del Expediente Digital Único en Salud (EDUS) supuso una reducción temporal en la cuota de pacientes por hora –de cinco a cuatro– mientras se genera experiencia en el manejo de ese instrumento.

Antes, con el expediente en papel, la Caja tenía una cuota mínima de cinco consultas.

Sin embargo, 26 directores de Áreas de Salud de la Región Central Sur –a cargo de comunidades como los Hatillos, Alajuelita, Acosta, El Guarco, Los Santos y Aserrí–, solicitaron a la Gerencia Médica mantener en cuatro la cuota de pacientes vistos por hora en los Ebáis.

En un oficio del 11 de mayo, manifiestan su preocupación por el impacto que tendría en la calidad de la atención regresar a cinco consultas por hora.

Cuatro significa que, al menos, se dedicarán 15 minutos por paciente. Incluir uno más, bajará el tiempo a 12 minutos.

En ese lapso, un médico debe completar historias clínicas, hacer examen físico y llenar recetarios y solicitudes de exámenes de laboratorio, además de aprovechar la consulta para educar en salud y detectar riesgos, como maltrato o intenciones suicidas.

“La queja de los colegas es que tienen una gran cantidad de formularios para llenar que impiden esa interacción con el paciente”, dijo Pedro González Morera, director del Área de Salud de Goicoechea II.

“Hay consultas que requieren más tiempo que otras, como cuando llegan pacientes con comorbilidades (muchas enfermedades a la vez).

“Si es una consulta solo por gripe, es más rápido. Pero estas son las menos. Más de la mitad son las complejas. Las rapiditas son las que ayudan a compensar las que se extienden”, explicó Milagros González, jefa de Consulta Externa en el Área de Salud de Hatillo (Clínica Solón Núñez).

En el consultorio.
En el consultorio.

La directora de esa Área de Salud, Gabriela Sánchez Cervantes, reconoció que los médicos ya no pueden dar una atención de calidad al usuario porque tienen que llenar demasiados papeles en poco tiempo.

Estudios realizados antes en la institución (en 2009 y 2015), y que son citados en el documento de los directores de Área, coinciden en que los plazos de atención no deben bajar.

Recomiendan, incluso, tiempos mínimos de consulta para casos especiales; entre ellos, la atención de adultos mayores, enfermos de cáncer o embarazadas.

Los directores también solicitaron a la Caja mejorar las condiciones de implementación del EDUS.

Al respecto, la gerenta médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, confirmó haber recibido la inquietud del grupo de médicos.

“Este documento lo estamos analizando y revisando. Tenemos que hacer un estudio de tiempos y movimientos”, afirmó la funcionaria, quien prometió tener algún resultado en los próximos dos meses.

“(La situación) tiene que analizarse y valorarse. Mientras tanto, seguimos con los cuatro (pacientes por hora). Toda la información que estamos pidiendo es para ver si los formularios siguen vigentes y si, además, el tiempo es suficiente. Es algo que se está revisando”, aseguró Villalta ante consulta de este medio

Riesgo

El presidente del Colegio de Médicos, Andrés Castillo, confirmó que han recibido quejas por la cantidad de información que se debe llenar, tanto en formato digital como en papel.

Este Colegio tiene una comisión que analiza el llamado “acto médico”. Lo recomendable, asegura Castillo, es mantener la cantidad de cuatro pacientes por hora.

El funcionario describe como “acto médico” la interacción del profesional con su paciente: desde que la persona ingresa al consultorio, se escribe su historia clínica, se hace el diagnóstico y se define el procedimiento a seguir.

“La duración depende de la edad y la enfermedad… Si viene a un control ginecológico, hay que incluir un procedimiento (la citología). Otras consultas son más simples”, explicó.

Según Castillo, el Colegio espera aportar insumos y ayudar a la Caja a través del trabajo que se genera en la comisión que analiza este tema.

“Nuestra preocupación es que, a más pacientes por hora, el acto médico es mucho más ineficiente, hay más posibilidad de errores, y más insatisfacción por parte del usuario”, agregó el jerarca del Colegio.