Ministerio de Salud pide a población no donar alimentos preparados en casas o restaurantes para bajar riesgo de intoxicación alimentaria

Por: Ángela Ávalos 29 noviembre, 2016

Los problemas respiratorios han afectado a 134 damnificados por el huracán Otto que permanecen en albergues, sin que hasta la fecha se haya requerido atender algún caso grave, informó el Ministerio de Salud.

Solo tres personas han necesitado traslado al hospital de Upala, pero ninguna de ellas en situación crítica, informó la viceministra de Salud, María Esther Anchía.

La cantidad de afectados por diarreas bajó de 40 a 34 entre este lunes y martes, dijo la funcionaria, quien hizo un nuevo llamado a la población para que no done alimentos preparados en casa o en restaurantes, pues se sospecha que esta es una de las fuentes de males estomacales.

Según el Ministerio de Salud, 376 funcionarios de la Caja y de esa dependencia se han desplazado hasta Upala, uno de los cantones más afectados por el paso del huracán Otto.

Estos funcionarios se han encargado de revisar el estado de salud de más de 3.300 personas ubicadas en 34 albergues.

La indicación que han recibido es realizar una vigilancia estricta de síntomas como fiebre y dolor de cabeza o articular, para detectar a tiempo cualquier enfermo, dijo Anchía.

Solo este lunes, el hospital de Upala atendió a 180 personas, quienes consultaron por problemas respiratorios y enfermerdades crónicas, como diabetes e hipertensión, informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En ese cantón alajuelense se detectaron 89 personas con padecimientos crónicos que habían perdido sus medicamentos durante las inundaciones. A todas ellas se les restableció el tratamiento, informó Anchía.

Los equipos de salud continúan con labores de detección temprana de enfermos, educación en el lavado de manos para prevenir infecciones, recolección de desechos y fumigación de las zonas anegadas para evitar la proliferación de zancudos transmisores de enfermedades.

La sede de la Cruz Roja, en barrio Naciones Unidas, en San José, trabaja durante horas y horas con personal voluntario para acomodar las donaciones de alimento que llegan para los afectados por el huracán Otto. Jeffrey Zamora
La sede de la Cruz Roja, en barrio Naciones Unidas, en San José, trabaja durante horas y horas con personal voluntario para acomodar las donaciones de alimento que llegan para los afectados por el huracán Otto. Jeffrey Zamora

El huracán Otto azotó las comunidades de la zona norte del país durante la noche del jueves 25 de noviembre, causando severos destrozos en cantones como Upala, Bagaces, Los Chiles y Guatuso.

A la fecha, se mantiene la cifra de 10 fallecidos confirmados, y la alerta roja en cuatro cantones: Upala, Bagaces, Corredores y Golfito.

La Presidencia de la República emitió este lunes el decreto de emergencia nacional que, en principio, ayudará a facilitar las labores de reconstrucción.