Solo el 14% de los enfermos del corazón de esas ciudades se han aplicado la dosis; en Limón la cobertura supera el 50%

Por: Ángela Ávalos 10 julio
Ana Isabel Coto (blusa roja) atendió el llamado para vacunarse. Ayer se inició la jornada de aplicación de la dosis en todos los centros de salud del país.
Ana Isabel Coto (blusa roja) atendió el llamado para vacunarse. Ayer se inició la jornada de aplicación de la dosis en todos los centros de salud del país.

A cuatro días de que finalice la jornada nacional de vacunación contra la gripe, los enfermos de mayor riesgo de San José y Cartago son los que menos se han puesto la dosis contra ese virus.

La campaña acaba este 14 de julio y apenas se ha llegado al 65% de la población que se esperaba cubrir para estas fechas, reportó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

"Este 65% dista de la meta planificada originalmente para este periodo, que rondaba el 80%", reconoció en un comunicado de prensa Leandra Abarca Gómez, coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones de la Caja.

Según el último corte realizado por la institución, hasta la cuarta semana se han puesto 838.906 vacunas de las 1,3 millones que se compraron.

De las personas enfermas del corazón que viven en las ciudades de San José y Cartago, solo el 14% ya tiene la dosis, en tanto la cobertura entre diabéticos es un poco mayor, pero aún está entre las más bajas del país. Según la CCSS, mientras Guanacaste logró que un 74% de estas personas se vacunen, en San José y Cartago esa cobertura apenas sobrepasa el 42%.

La cobertura nacional de los obesos está entre las más bajas: solo 23.440 de estas personas se han protegido contra la influenza (un 35% del total esperado). Sin embargo, solo un 23% de los josefinos y cartagineses obesos tiene la vacuna.

El comportamiento de la cobertura por edad también es el mismo entre zonas geográficas del país, registrando un rezago en San José y Cartago.

En los niños de seis meses y menos de tres años solo se ha logrado llegar a un 46% de la población meta en esas ciudades, mientras que, por el contrario, en las comunidades fronterizas con Nicaragua se ha logrado inmunizar a un 77% de esta población.

Ante la escasa respuesta por regiones y grupos de riesgo, la CCSS prueba captar a esos grupos desde las consultas de Nutrición, Farmacia y las especialidades, en un intento de aumentar la cobertura.

Está previsto que el pico de infecciones respiratorias agudas graves (IRAG) con predominancia del virus influenza se presente este mes.

Por eso, es importante que las personas que forman parte de los grupos que tienen más riesgo de enfermar y morir por complicaciones respiratorias asociadas a la gripe, se vacunen con suficiente antelación para generar resistencia.

Esos grupos son los menores entre los seis meses y los cinco años, los adultos mayores de 60, obesos, embarazadas, hipertensos, personal de salud, enfermos cardíacos y oncológicos, y cualquiera que tenga enfermedades respiratorias y debilitado su sistema inmunológico.

Este virus circula durante todo el año, pero registra picos con más casos y mayor agresividad (virulencia) en periodos, como a mitad del año.

Su forma de transmisión es de persona a persona a través de las gotitas de saliva infectadas que se lanzan en estornudos o cuando se tose, y que quedan suspendidas en el aire o impregnadas en superficies.

Por eso, el personal de salud insiste en que las personas mantengan el hábito del lavado de manos, y la práctica del protocolo del estornudo y el tosido.

Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud, del Ministerio de Salud, insiste en que las personas deben aprovechar este esfuerzo nacional por proteger a los más vulnerables a enfermar y morir por esta causa.

Salas aclara que la vacuna se puede poner aunque la persona esté resfriada.

Lávese bien las manos.
Lávese bien las manos.