11 de los fallecidos son adultos mayores de 60 años y 3 niños indígenas ngöbe

Por: Ángela Ávalos 25 octubre, 2014
José Cruz Díaz, de año y medio, y su mamá Vilma Díaz, acudieron al Hospital de Niños el 29 de setiembre, cuando se iniciaba la epidemia de infecciones respiratorias. Ellos viven en Río Azul, La Unión. | ARCHIVO/MEYLIN AGUILERA.
José Cruz Díaz, de año y medio, y su mamá Vilma Díaz, acudieron al Hospital de Niños el 29 de setiembre, cuando se iniciaba la epidemia de infecciones respiratorias. Ellos viven en Río Azul, La Unión. | ARCHIVO/MEYLIN AGUILERA.

Las infecciones respiratorias han provocado la muerte de 31 personas en lo que va de este año, según informó el Ministerio de Salud.

Niños pequeños y adultos mayores representan el 75% de todos los afectados por estas enfermedades.

Del total de fallecimientos contabilizados hasta la fecha, 13 corresponden a menores de diez años, y de ellos, tres era niños indígenas de la etnia ngöbe, cuyas familias migran al país en busca de trabajo.

Un grupo de once adultos mayores de 60 años también se cuentan entre las víctimas mortales de los virus respiratorios, confirmó María Ethel Trejos Solórzano, directora de Vigilancia de la Salud, en el Ministerio de Salud.

“En adultos mayores los virus que más circulan son influenza A y B. En niños, el rinovirus, virus sincitial respiratorio y parainfluenza 3. Las personas en los grupos intermedios de edad son más afectadas por la influenza”, detalló Trejos.

A finales de setiembre se inició el periodo de infecciones respiratorias considerado como el más crítico del año. Este se puede extender hasta noviembre.

En el Hospital Nacional de Niños, la unidad de Cuidados Intensivos está llena y se han tenido que distribuir pacientes graves en otras áreas del edificio para que puedan recibir atención.

Este centro médico, junto a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Ministerio de Salud, coordinaron un plan para evitar que se produzcan tantos casos como los registrados el año pasado, cuando se dio la epidemia más severa de infecciones respiratorias de las últimas décadas.

Prevención. Los médicos pediatras y el personal de Enfermería a cargo de la atención de enfermos, le recomiendan a la población practicar una adecuada higiene de manos y usar adecuadamente el protocolo del tosido y el estornudo.

La infectóloga pediatra del Hospital de Niños, Marcela Hernández de Mezerville, le aconseja a los papás de bebés recién nacidos o de menores de un año, evitar sacarlos a sitios abarrotados de gente.

Según Hernández, las aglomeraciones son los sitios ideales para que los pequeños contraigan cualquier enfermedad.

Los virus de la influenza pueden tardar varias horas en morir mientras tienen capacidad de infectar.

Su mecanismo de transmisión usual es a través de las gotitas de saliva que la gente lanza cuando tose o estornuda. Esas gotitas pueden quedar suspendidas en el aire o caer y contaminar superficies.

Por eso, resulta tan importante extremar las medidas higiénicas, y toser y estornudar con algún tipo de protección.

Trejos espera que esta temporada de virus respiratorios no deje más enfermos que la del 2013, cuando hubo más de 2.000 casos.