Por: Ángela Ávalos 23 abril
Ángel Martínez levantó un cuarto junto a su rancho para hacerse la diálisis. La CCSS lo visita en Bebedero, una de las comunidades con más enfermos. | MAYELA LÓPEZ
Ángel Martínez levantó un cuarto junto a su rancho para hacerse la diálisis. La CCSS lo visita en Bebedero, una de las comunidades con más enfermos. | MAYELA LÓPEZ

Marta Avellán es nefróloga y, además, es la única especialista en enfermedades del riñón en toda la Región Chorotega.

Trabaja en el Hospital Enrique Baltodano, en Liberia. Ahí es responsable, junto a todo un equipo de salud, de atender a 90 personas con enfermedad renal crónica (ERC).

En Liberia tienen una unidad de diálisis peritoneal. Aquí, ante el aumento de casos en los últimos 12 años, están trabajando en un proyecto para construir la Unidad de Terapia de Sustitución Renal de Diálisis Peritoneal y Hemodiálisis, confirmó Avellán.

La demanda en esta zona se ha triplicado, especialmente desde que se abrió el programa de diálisis.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) también ha tenido que extender este servicio a un hospital de menor nivel (La Anexión de Nicoya), y al CAIS de Cañas.

Según Avellán, la nueva unidad tendrá seis espacios para hemodiálisis, 14 camas para diálisis peritoneal intermitente y cuatro para consultas ambulatorias y aplicación de tratamientos especiales.

Ampliación

El servicio –para el cual aún no hay fecha definida– se unirá a los que se dan en esta región.

Entre ellos, las consultas por telemedicina de todos los miércoles, cuando se analizan los casos en fase intermedia y se discuten con los hospitales México y de Liberia, según comentó Joaquín Hernández, del CAIS de Cañas.

Patricia Montero, médica de familia de ese CAIS, confirmó que se están haciendo esfuerzos por mejorar la promoción de la salud renal y prevenir la ERC.

Mencionó la iniciativa “Riñón Sano”, a cargo del periodista Diego Coto, de la Caja, donde se ha educado a unos 7.000 estudiantes de toda la provincia.

Con la apertura de la nueva torre, el Hospital La Anexión tuvo que crear una unidad con seis camas para diálisis peritoneal, confirmó el responsable del servicio, Hugo Delgado.

Antes de esa unidad, a los pacientes no les quedaba más remedio que ir al Hospital México, en San José, tres días por semana, o desplazarse a Liberia.

En Nicoya, como en otros sitios de Guanacaste, casi todos los enfermos son hombres, trabajadores del campo, y personas en plena edad productiva.