Director del Instituto promete corregir debilidades del plan este año

Por: Alberto Barrantes C. 26 enero, 2015
El costo operativo estimado por cada niño que recibe la capacitación es de ¢5.200 por año. En el programa hay unos 350.000 menores de todo el país. | ALBERT MARÍN
El costo operativo estimado por cada niño que recibe la capacitación es de ¢5.200 por año. En el programa hay unos 350.000 menores de todo el país. | ALBERT MARÍN

El programa para la prevención de drogas en escuelas “Aprendo a valerme por mí mismo”, en el cual el IAFA invierte unos ¢1.800 millones al año, carece de una evaluación para medir sus alcances y resultados.

A esa conclusión llega un informe del Área de Fiscalización de Servicios Públicos de la Contraloría General de la República (CGR), divulgado el 15 de enero del presente año.

“Después de 10 años de existencia, el programa no ha sido evaluado por el IAFA con el fin de determinar si se están alcanzando los objetivos”, critica el informe del ente contralor.

El plan atiende a unos 350.000 niños de preescolar, primero y segundo ciclo, en 5.000 centros educativos de todo el país.

Por cada menor que recibe la capacitación, se invierten unos ¢5.200 anualmente.

El director del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependecia (IAFA), Luis Eduardo Sandí, reconoce que hay errores en la gestión administrativa, pero promete corregirlos en el transcurso de este año.

“Sí hay fallas administrativas, que se vienen a comprobar en este informe, pero esta iniciativa se hace con la mejor voluntad, cada vez llega a más niños y vamos a seguir trabajando en la prevención de las drogas”, dijo Sandí.

En el 2006, el IAFA firmó un convenio con el Ministerio de Educación Pública (MEP) para la ejecución de este programa, que tenía una vigencia de cinco años, con posibilidad de prórroga.

Aunque no renovaron el acuerdo, las entidades siguen ejecutando la iniciativa con “la buena voluntad de las partes”, destaca el informe auditor.

En el 2013, el IAFA se fijó la meta de hacer una evaluación del cumplimiento de los objetivos del plan, pero no la realizó.

“Este año sí vamos a hacer esa evaluación como corresponde. En estos días vamos a abrir el cartel de licitación para contratar a una empresa externa que haga el análisis del programa”, manifestó el funcionario.

Otras debilidades. En la auditoría hecha por la Contraloría, también se encontraron errores en la capacitación de los docentes que imparten el curso de prevención de drogas a los niños.

En la descripción de la meta, se indicaba que en el 2013 se iba a capacitar a 17.649 docentes; pero en una verificación posterior se determinó que solo se entrenó a 13.270 personas, es decir, 4.379 menos de lo planeado.

Además, mediante la revisión de expedientes de los centros educativos, se encontró que las guías didácticas de prevención no siempre llegaron a tiempo.

El director del IAFA manifestó que ese tipo de errores obedecen a la falta de recurso humano para hacerle frente a las capacitaciones y distribución de materiales.

“Nos hace falta gente para cubrir todo el proceso que implica este programa. En toda la institución somos 354 funcionarios, y el programa no es la única tarea que realizamos. Vamos a actuar este año para hacer todas las mejoras posibles”, sostuvo Sandí.

Según la Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas en Costa Rica, la edad promedio en la cual se inicia el consumo de la marihuana es a los 14 años, la de cocaína es a los 14,2 y el consumo de alcohol comienza los 13 años.

La encuesta advierte de que el alcohol, el tabaco y la marihuana son las drogas que más ofrecen a los adolescentes dentro y fuera de sus centros educativos.

Advertencias. Ante las fallas detectadas en el plan preventivo, la Contraloría General le pidió al IAFA la formalización, mediante un documento legal, de los compromisos adquiridos con el MEP, antes del 30 de abril del 2015.

Asimismo, pone como fecha límite el 31 de julio de este año para que el Instituto informe al ente contralor sobre la puesta en marcha de un mecanismo para fiscalizar el proyecto y el uso de los fondos públicos en el mismo.

“El IAFA debe implementar una herramienta de programación de las tareas para velar por el cumplimiento de objetivos y metas del programa para que este sea eficiente y eficaz en su gestión”, advierte el informe de la entidad contralora.

El jerarca del IAFA afirmó que acogerán todas las directrices de la Contraloría.