Técnica permite fraccionar el campo de tratamiento en pequeños espacios, de manera que se puede modular la intensidad de la dosis que se le aplica al paciente.

Por: Patricia Recio 22 septiembre, 2014

El Hospital México implementará este martes 23 de setiembre por primera vez una nueva técnia de radioterapia conocida como IGRT o radiación de intensidad modulada guiada por imagen, para tratar a un paciente de 53 años con un tumor en la próstata.

Esta nueva técnica permite fraccionar el campo de tratamiento en pequeños espacios, de manera que se puede modular la intensidad de la dosis que se le aplica al paciente, para que el área que requiere más radiación reciba la mayor dosis y las áreas sanas, como los órganos aledaños, reciban mucho menos del tratamiento que con la terapia convencional.

Lizbeth Cordero, jefe del Servicio de Radioterapia, explicó que aún se está en un proceso de aprendizaje y de perfeccionamiento de la técnica, la cual implica muchas más horas de estudio y planificación de parte de los especialistas en física médica.

"La idea es ir poco a poco adquiriendo mayor experiencia y de esta forma poder incluir mayor número de pacientes. Por ahora sólo se aplicará a pacientes con cáncer de próstata que hayan sido debidamente estudiados", añadió.

Los salones de ginecología del Hospital México están prácticamente vacíos debido a la paralización de quirófanos de ese centro médico
Los salones de ginecología del Hospital México están prácticamente vacíos debido a la paralización de quirófanos de ese centro médico

Según la especialista, la nueva técnica contribuirá a que estos pacientes experimenten menos efectos secundarios como lo son la proctitis (inflamación del recto) y la cistitis (inflamación de la vejiga), síntomas que suelen presentarse en pacientes de cáncer de próstata que reciben radioterapia.

Con la aplicación de esta técnica los órganos sanos que están cerca del tumor pueden llegar a recibir 30% menos de radiación que con las terapias convencionales.

Además, explicó la doctora, al tener mayor precisión en la aplicación del tratamiento, se podrán utilizar dosis mayores y por ende se podrán reducir el número de sesiones. Esto significa pasar de un promedio de 40 que se dan actualmente a cerca de 28 sesiones, por lo que el paciente terminará más rápido todo el tratamiento.