Tendrá nueva torre de hospitalización y el edificio será reforzado para soportar sismos

Por: Irene Rodríguez 16 octubre, 2013

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) someterá al Hospital La Anexión, en Nicoya , Guanacaste, a cirugía reconstructiva mayor a partir de diciembre.

La institución invertirá más de ¢18.000 millones en la construcción de una nueva torre de hospitalización de cinco pisos y en el reforzamiento de la estructura del centro médico.

La CCSS y la empresa Estructuras (fundada en 1972 y con experiencia en construcción residencial, comercial y hospitalaria) firmaron, ayer, el contrato.

La nueva torre aumentará en un 60% la capacidad instalada del hospital, que en la actualidad es insuficiente para atender las necesidades en salud de 124.000 personas de su zona de referencia.

Olman Fallas y José Luis Oviedo limpiaban ayer las áreas demolidas en el cuarto piso del Hospital Nacional de Niños. | ALBERT MARÍN
Olman Fallas y José Luis Oviedo limpiaban ayer las áreas demolidas en el cuarto piso del Hospital Nacional de Niños. | ALBERT MARÍN

En la parte estructural, se necesita hacer refuerzos al edificio, que se construyó en los años setenta con otro código sísmico.

“El hospital se construyó hace 38 años; la población se ha triplicado, pero el hospital no ha crecido. La capacidad es insuficiente. También es necesario el refuerzo estructural luego del sismo (de 7,6° el 5 de setiembre del 2012)”, dijo Jorge Fonseca, director del hospital.

La construcción demorará 148 semanas, pero se laborará por módulos en varios servicios, que se entregarán conforme se terminen.

Empero, la CCSS prevé que las obras concluyan antes de 3 años.

El reto. La torre es necesaria, pero deben hacerse sacrificios, pues el hospital debe seguir en funcionamiento mientras se remodela.

La tarea no es fácil pues para construirla deben demolerse dos estructuras. Con ello se perderán 63 camas, de las 105 en total.

“No podremos tener a todos los pacientes hospitalizados todo el tiempo que queremos, pero hay un plan de contingencia que incluye enviar las áreas administrativas a un edificio cercano y usar el espacio para pacientes”, dijo Fonseca.

Pedir ayuda a otros hospitales no aliviará la situación, pues no están en capacidad de brindarla.

“El Hospital de Liberia tiene la capacidad muy limitada, lo mismo que el México, que recibe gente de todo el país. Otro que podría ayudarnos es el de Puntarenas, pero con los daños por el terremoto pasado no es posible”, dijo Fonseca.