Expertos del hospital de Cartago van la próxima semana al de Ciudad Neily, para iniciar un programa de detección temprana de cáncer gástrico

Por: Hugo Solano 7 marzo, 2014

El hospital de Ciudad Neily inicia la operación de un moderno equipo de rayos X, valorado en ¢450 millones y donado por la Junta de Protección Social (JPS), con el que se podrá realizar los exámenes a los pacientes de la zona sur y determinar con más rapidez el tratamiento a seguir en caso necesario.

De hecho, los primeros cuatro pacientes citados al hospital fueron valorados por la radióloga del hospital Ciudad Neily y el radiólogo del hospital Tomás Casas, que está ubicado en el cantón de Osa.

En el inicio de la operación del equipo, se cuenta con el apoyo de los técnicos del centro médico, bajo la supervisión del cirujano mexicano de la empresa Siemens, quien imparte un curso de manejo del mismo.

Las listas de espera por fallos en el viejo equipo serán cosa del pasado en el hospital de Ciudad Neily.
Las listas de espera por fallos en el viejo equipo serán cosa del pasado en el hospital de Ciudad Neily.

A través de un comunicado de prensa, William Martínez, director del hospital de Ciudad Neily, explicó que este el equipo estará al servicio de los especialistas de la región Brunca (donde hay una población de 150.000 ciudadanos) para que, en caso de requerir exámenes con este sistema, se agilice el diagnóstico de los asegurados.

La información de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) explica que, con el equipo de rayos X con fluoroscopio, los médicos inyectan un medio de contraste y a través de un monitor.

De esta forma, se puede detectar tumores o cuerpos extraños en la vía digestiva y ubicar problemas en arterias de riñón, hígado y otros órganos.

Para la próxima semana está previsto que expertos del Centro de Detección de Cáncer Gástrico en Cartago, se desplacen al hospital de Ciudad Neily, con el propósito de iniciar un programa de detección temprana de cáncer gástrico y capacitación de los técnicos en el rastreo de imágenes de ese tipo de cáncer.

Martínez indicó que antes usaban equipos convencionales (placas sin vídeo) y, si habían sospechas, se remitían los pacientes a oncología del hospital San Juan de Dios o gastroenterología del Escalante Pradilla (en Pérez Zeledón) para que les practicaran en forma urgente una gastroscopia.

El funcionario aseguró que ahora, con el equipo, los oncólogos pueden detectar cualquier situación y dedicir el tratamiento o cirugía en cada caso.