42 enfermos con males respiratorios, 6 por percances viales y 2 quemados con agua

Por: Ángela Ávalos 14 agosto, 2014

El Hospital Nacional de Niños (HNN) está al límite de su capacidad, producto de la atención masiva de pacientes en estado crítico.

Este fin de semana recibió a seis menores graves, víctimas de accidentes de tránsito. Dos niños más están recuperándose de quemaduras con agua caliente, que pudieron ser evitadas por sus padres.

Además, 42 pequeños (la mayoría de menos de un año) están internados debido a infecciones con virus respiratorios. De ellos, 13 están conectados a un ventilador, lo cual muestra la gravedad de su estado de salud.

El director a.í. del hospital, Orlando Urroz, confirmó ayer estas cifras y reconoció que el centro pediátrico está al límite de su capacidad instalada.

“Los accidentes que nos ingresan, de forma masiva, compiten con otras patologías, como las infecciones respiratorias. Y nos toca atenderlos o atenderlos, porque en el país no existe otra oferta, en lo público o lo privado, que les garantice una adecuada atención en cuidados críticos”, dijo el médico.

La Unidad de Cuidado Intensivo (UCI), con capacidad para atender 15 pacientes, está llena.

Otros niños que han ingresado, en condición crítica, han tenido que ser distribuidos en salones de otros servicios.

“Estamos distribuyendo los recursos para dar la mejor atención posible. Tuvimos que usar espacio de la Unidad Cardíaca para atender los casos más críticos; necesitamos que estén cerca del personal más competente en la atención de estas emergencias”, explicó Urroz.

Entre las víctimas de accidentes de tránsito, están dos niños que sufrieron, el domingo, el impacto de una colisión, a la altura de Hacienda Vieja de Orotina . En este percance falleció un adulto.

Uno de estos menores tiene 10 años. Hay también una niña de siete, ambos con lesiones graves que incluyen trauma de cráneo, fracturas de fémur, así como contusiones pulmonares.

Además, hay dos víctimas de quemaduras con líquidos calientes. Estos chiquitos (un varón de un año y una niña de siete meses) ingresaron hace ocho días.

Tras el accidente en Orotina (domingo), los menores fueron trasladados al Hospital de Niños, en San José, en condición delicada. | JORGE UMAÑA PARA LN
Tras el accidente en Orotina (domingo), los menores fueron trasladados al Hospital de Niños, en San José, en condición delicada. | JORGE UMAÑA PARA LN

El primero se recupera de lesiones sufridas cuando le cayó un sartén con frijoles calientes. La niña recibe atención por quemaduras recibidas a la hora del baño.

Según Urroz, solo en el 2013 se atendieron 400 niños quemados, la cifra más alta de los últimos años. En el primer semestre de este año, el registro ronda los 200 afectados.

Alerta. Desde hace una semana , este hospital empezó a ejecutar un plan de contingencia, ante los primeros indicios de aumento en el registro de pacientes afectados con enfermedades respiratorias.

El año pasado, ese centro pediátrico vivió la epidemia más grave de infecciones respiratorias , provocada, principalmente, por un aumento inusual en la agresividad (virulencia) del virus respiratorio sincitial.

Este virus también se está presentando este año. Su mecanismo de contagio es a través de las gotitas de saliva.

De acuerdo con registros del hospital, 534 menores recibieron atención en cuidados intensivos, por diferentes virus respiratorios, en 2013. Esa cantidad duplicó a la vista en el 2011.

Para evitar el impacto de una epidemia como la del año pasado, las autoridades del HNN se han reunido ya tres veces para preparar un plan de contingencia enfocado en la atención de estas infecciones, dijo Urroz.

El más reciente de esos encuentros fue con la ministra de Salud, María Elena López, quien ayer visitó el hospital.

Según Urroz, la intención es montar un proceso de alertas para la prevención de infecciones respiratorias, incluidos el protocolo del estornudo y el lavado de manos.

Junto con el Ministerio de Salud, se analizarán las causas de estas epidemias que, según Urroz, se están volviendo más agresivas.

El Hospital Nacional de Niños está registrando un aumento sostenido en todos estos eventos: accidentes viales, agresión infantil, quemaduras e infecciones por diferentes agentes patógenos.