Por: Ángela Ávalos 6 junio, 2014

¿Se ha puesto sobre la mesa la eventualidad de un cierre de la Unidad Cardíaca?

No, pero se plantea la renovación de la Unidad con la inclusión plena, no periférica, del Servicio de Cardiología. Yo me hago a un lado para promover esa inserción. Eso es lo que está ocurriendo, no es que está por desaparecer. Obvio que estamos en un proceso de cambio. Ya se acerca mi jubilación. Lo sano es que uno inicie los procesos de transición, y esto involucra ir dando responsabilidad a las personas que continuarán. Sobre ese particular, es a lo que me refiero en la nota (dirigida a Hernández): permear el cambio y facilitar ese peldaño: la inserción plena de Cardiología.

¿Hay un conflicto interno fuerte y no lo quieren a usted ahí adentro?

No lo hay en el contexto de que mis compañeros cirujanos jóvenes pueden tener un mejor diálogo, que el que yo tengo, en este momento. Yo traje a un grupo de Franklin Covey (asesor empresarial) para que se generaran estas conversaciones más francas y no seguir en el pasillo y que uno sintiera que siempre estaba la zancadilla...

Usted propone la coordinación a cargo de un grupo de cuatro personas.

Requerimos una organización hospitalaria moderna. Estructuras centradas en el interés del paciente y no de las propias disciplinas. Requerimos los recursos humanos y tecnológicos que demanda este tipo de atención. No hay chocolate sin cacao: si nosotros aspiramos a cosas que son maravillosas, eso nos cuesta. ¿Estaremos los costarricenses dispuestos a esto?

¿Usted ya deja de ser coordinador de la Unidad?

Dice un dicho que el que ama algo, renuncia a ese algo. Eso es lo que estoy haciendo. Renuncio al hecho de ser el protagónico. Yo bajo a peón. Quiero que otros compañeros, que tengan otras ideas, tengan oportunidad.

¿Ya no es el coordinador?

Si el director acepta mi carta... Yo me jubilo el año entrante. Lo lógico es crear un proceso de transición ordenado. Nos hemos esforzado para mejorar nuestros rendimientos y dar lo mejor a los pacientes, pero no se vale que por tres años nos hayan garroteado, como nos han garroteado. Quiero que esos compañeros, que se han unido a esas fuerzas de crítica, que ahora asumiéndola ellos (la Unidad Cardíaca), definan cómo la van a manejar.