Por: Patricia Recio 17 junio

Se frotaba las manos y estaba ansioso. Cuando dijeron su nombre saltó de la silla y se dirigió orgulloso a recoger el título que lo certifica como exfumador, pero más que eso como vencedor en una batalla que libró durante más de 50 años.

“Para mí ha sido uno de los logros más grandes en mi vida”, aseguró Roberto Eladio Chaves Solís, quien el martes pasado cumplió dos meses de no fumar, luego de completar el proceso en la clínica.

Chaves aseguró que en su caso la recompensa es doble pues gracias a iniciativa su expareja ahora también intenta dejar el vicio.

“Lo más importante es el regalo que nos estamos haciendo a nuestra salud y a la de los que conviven con nosotros. Yo me había propuesto que este iba a ser mi regalo de cumpleaños, pero me adelanté y ya tengo dos meses de no fumar”, contó emocionado.

Pero la lucha no fue fácil: “Los primeros ocho días para mi fueron mortales. En realidad uno siente que se va a morir, pero luego se da cuenta de que no se va a morir”, aseveró.

Su decisión surgió debido a un tema social y de salud.

“No me gustaba que las personas que no fuman le hicieran mala cara a uno en la calle. El fumador ya no cabe en la sociedad y, además, yo quería una buena salud para terminar de vivir lo mejor que puedo”, aseguró el hombre de 63 años.

“En mi casa están contentos , porque logré algo que pensé que era imposible. La gente tiene que saber que sí se puede, es nada más querer dejar de fumar y pedir toda la ayuda posible. Van a ver que todo es mejor, hasta la comida sabe más rica”, dijo.

Etiquetado como: