Gerencia Médica consultará a Contraloría si existe algún mecanismo alterno para poder contar con ese apoyo y aliviar déficit de especialistas

Por: Ángela Ávalos 3 septiembre
La Clínica Oftalmológica de la CCSS sacó a 1.000 enfermos de catarata de las listas de espera quirúgica por medio de un programa de cirugía vespertina desarrollado en los últimos diez meses. A esta clínica la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) le aprobó, en el 2016, un plan vespertino para sacar a 2.500 pacientes de esa lista en un plazo de un año.
La Clínica Oftalmológica de la CCSS sacó a 1.000 enfermos de catarata de las listas de espera quirúgica por medio de un programa de cirugía vespertina desarrollado en los últimos diez meses. A esta clínica la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) le aprobó, en el 2016, un plan vespertino para sacar a 2.500 pacientes de esa lista en un plazo de un año.

Los 220 especialistas jubilados que ofrecieron su trabajo a la Caja solo podrían ser contratados mediante una licitación pública, según el criterio de la Dirección Jurídica de esa institución.

Este grupo de médicos retirados ofreció sus servicios profesionales para ayudar a aliviar, temporalmente, el déficit de especialistas que enfrentan los hospitales públicos.

La oferta le llegó a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por medio del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica.

La gerenta médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, confirmó de que ya recibió el criterio jurídico, pero que este le complica operativamente la contratación de estos servicios profesionales.

Por esa razón, solicitó a la Contraloría General de la República (CGR) una reunión para explorar otras posibilidades para contar con ese personal.

"En este proceso (licitación pública) tengo que definir los horarios de cada hospital. Como gerenta, operativamente se me complica. Quiero ir a la Contraloría a ver si hay alguna forma para contratarlos", explicó Villalta.

La funcionaria ha reconocido que la oferta del Colegio de Médicos caería muy bien a la Caja, que enfrenta un déficit de 650 profesionales en las 26 especialidades consideradas como las más críticas.

Especialidades médicas
Especialidades médicas

La propuesta del Colegio de Médicos y Cirujanos trascendió en julio, pero fue presentada a la Caja a mediados de mayo.

Surgió en momentos en que la CCSS solicitó al Ministerio de Salud declarar inopia en varias áreas; entre ellas, Anestesiología y Ortopedia.

Salud, de hecho, declaró escasez en sietes especialidades, lo que le ha permitido a la CCSS paliar el faltante con profesionales extranjeros.

Ese Colegio entrevistó a un grupo de 400 profesionales retirados y logró que 220 manifestaran su interés de regresar a trabajar con la Caja con la condición de hacerlo bajo servicios profesionales, sin perder la pensión y con flexibilidad de horarios, según explicó a La Nación Andrés Castillo Saborío, presidente de ese gremio.

Estas 220 personas tienen entre 60 y 70 años de edad, laboraron tres décadas o más con la Caja y se encuentran pensionadas pero activas en sus consultas privadas.

Actualmente, la institución está formando 821 médicos en 57 especialidades diferentes.

El año pasado, la Junta Directiva aprobó agregar 45 campos clínicos más a los 200 que, en promedio, se ponen a disposición de los médicos para cursar la especialidad.

En total, esta institución invierte unos ¢50.000 millones al año en la formación de médicos para sus hospitales.

Solo en el 2017, abrió campo a 258 nuevos estudiantes de especialidad y subespecialidad, que ayudarán a reducir la brecha que hay en los hospitales públicos.