Escuelas del Valle Central enviaron alerta al Hospital Nacional de Niños

Por: Hugo Solano 13 marzo, 2014

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) hizo un llamado a los padres de familia para que estén atentos ante la presencia de piojos en diversos centros educativos del país.

Olga Arguedas, pediatra e inmunóloga del Hospital Nacional de Niños, dijo que varios centros educativos del Valle Central notificaron el problema principalmente en niños y niñas entre los 4 y los 12 años.

A un mes de iniciadas las clases ya son varios los centros educativos públicos y privados con el problema, por lo que la experta llama a no compartir peines o cepillos para el cabello, gorras, sombreros o pañuelos para la cabeza, entre otros.

Con peines eléctricos o peines de marfil, así como medicamentos que se consiguen en farmacias, se combate a esos insectos.
Con peines eléctricos o peines de marfil, así como medicamentos que se consiguen en farmacias, se combate a esos insectos.

La especialista indicó que los piojos pueden permanecer en la cabeza de una persona durante varias semanas sin que se note su presencia; la comezón es el principal síntoma.

"Las liendres, es decir los huevecillos de los piojos, son fáciles de identificar, pues son de un color café claro y se ubican, aproximadamente, a un centímetro del cuero cabelludo", explicó Arguedas.

Agregó que estos insectos invaden inicialmente el cabello que bordea las orejas y aquel que es más cercano a la nuca, por lo que deben ser los primeros lugares que se deben revisar.

Una vez que se haya detectado la presencia, se deben extraer mecánicamente utilizando un peine de cerdas muy finas. Posteriormente, se debe aplicar un champú o acondicionador que contenga permetrina o piretrinas, que se puede adquirir en cualquier farmacia.

Se debe tomar en cuenta que estas sustancias actúan únicamente sobre los piojos adultos, no sobre los huevecillos, por lo que el tratamiento debe repetirse una semana después.

Arguedas desaconsejó el uso de cualquier sustancia que pueda poner en peligro la salud del niño o la niña, por ejemplo, sustancias inflamables como la gasolina o el kerosene.

Indicó que en según un estudio realizado en el 2003 por la Universidad de Costa Rica (UCR) en 28 centros educativos del Valle Central, uno de cada diez niños estaba afectado por piojos.

Sostuvo que se trata de un problema de salud pública en todo el mundo y que hay variedades resistentes a los tratamientos convencionales, por lo que en caso de que el problema persista se debe ir al hospital y nunca usar gasolina o sustancias de uso veterinario.