Investigadores hallan chinches con el parásito Trypanosoma cruzi en 20 casas de esa localidad de San Rafael de Heredia

Por: Ángela Ávalos 9 octubre, 2015

Varias viviendas y perros de Getsemaní, en San Rafael de Heredia, aparecieron infectados con un parásito que puede causar el mal de Chagas, una enfermedad mortal que se caracteriza por dañar severamente el corazón.

El hallazgo es parte de una investigación de especialistas de la Universidad Nacional (UNA); específicamente, de la Escuela de Medicina Veterinaria, informó la oficina de prensa de esa universidad.

De acuerdo con la información emitida por esa oficina, de los 289 perros examinados uno presentaba infección aguda reciente y salieron 20 seropositivos (con anticuerpos contra el parásito).

Al 2013 había 384 precarios. La mitad de esos asentamientos, los más grandes, se encuentran en la GAM. El Mivah no ofrece erradicarlos, por costos, y porque se enfoca en atender a los que corren riesgo de sufrir desastres naturales y lo que están en extrema pobreza. | JOHN DURAN
Al 2013 había 384 precarios. La mitad de esos asentamientos, los más grandes, se encuentran en la GAM. El Mivah no ofrece erradicarlos, por costos, y porque se enfoca en atender a los que corren riesgo de sufrir desastres naturales y lo que están en extrema pobreza. | JOHN DURAN

Además, de las 204 casas inspeccionadas, en 20 se encontraron chinches diseminadores del parásito Trypanosoma cruzi.

"Los investigadores de la UNA enviaron sus resultados a Equipos Básicos de Atención Integral de la Salud (Ebáis) y al Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) para que en aquellas casas donde se encontrara la presencia del parásito, las personas fueran debidamente examinadas", informó la universidad.

La investigación de la UNA la realizan Gaby Dolz y los co-investigadores Andrea Urbina y Marco Herrero. Se inició en enero de 2015 por interés del Área de Salud de San Rafael de Heredia.

Temido mal. La enfermedad de Chagas la causa un parásito llamado Trypanosoma cruzi, transmitido por una chinche, Triatoma dimidiata.

Una de las científicas de la UNA que participó en el estudio, Andrea Urbina, explicó que esta enfermedad puede afectar a los humanos de forma aguda o crónica.

En la mitad de los casos, dijo Urbina, suele inflamarse el sitio de entrada del parásito y en personas expuestas se inflaman los ojos. Sin tratamiento, agregó, los casos agudos pasan a la fase crónica para la cual no hay tratamiento eficaz.

"Los casos crónicos pueden desarrollarse en 20 o 30 años y es cuando el parásito se aloja en el corazón y provocar problemas cardíacos", dijo Urbina.

Para el control de esta enfermedad es básico un buen manejo de los desechos alrededor de los domicilios, y de los cuidados básicos que deben tener las mascotas que convivan con las familias.

Según informó la UNA en el comunicado de prensa, "los especialistas recomiendan un manejo integral del ambiente, limpieza donde se almacenan objetos, así como cambios y reparaciones en las viviendas, lo cual resulta más efectivo que la fumigación o matar al insecto. De igual forma, evitar que los niños y mascotas estén en contacto con los chinches".