Por: Ángela Ávalos 9 octubre, 2014

En el Hospital San Rafael de Alajuela se gestó la idea de priorizar las listas de espera, según el nivel de complejidad y urgencia del paciente y no con un criterio cronológico.

Ahí también echó a andar, en marzo, el plan piloto de la Caja, institución que pretende ampliar el modelo a los otros hospitales de su red de servicios, aunque todavía no se sabe cuándo.

Para el director médico del Hospital San Rafael, Francisco Pérez Gutiérrez, el procedimiento usado hasta ahora es injusto.

“No toman en cuenta las enfermedades asociadas del paciente ni el impacto en la calidad de vida. La nueva modalidad busca ser más justa en la asignación de un lugar en la lista de operaciones programadas”, dijo el médico.

En Alajuela, de marzo a setiembre, 292 pacientes habían sido ponderados en las tres categorías: alta, mediana y baja prioridad. Quienes están en las dos primeras, serían operados este mes.

La clasificación se hace mediante un sistema informático que fue desarrollado con la participación de médicos y personal de varios hospitales en todo el país.

El mecanismo otorga un puntaje y ubica al paciente en una de las categorías.

El plan se comenzó a probar con hernias y vesículas, dos problemas de salud que abarcan el 67% de las listas de espera en cirugía general.

Para Francisco Pérez, una iniciativa como esta resultará sostenible en el tanto la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) fortalezca las redes con médicos especialistas y equipos.

“Esto, sin duda, elevará la capacidad resolutiva”, dijo.