De 20% a 70% de los operados cada día entran por servicio de urgencias

Por: Ángela Ávalos 2 noviembre, 2014
Al Hospital San Juan de Dios entran muchos casos a cirugía a través del servicio de Emergencias. El jueves 23 de octubre, Betty García ingresó de urgencia procedente del Hospital Geriátrico. Fue operada ese mismo día y ocupó una de las camas del servicio de Recuperación. | MEYLIN AGUILERA
Al Hospital San Juan de Dios entran muchos casos a cirugía a través del servicio de Emergencias. El jueves 23 de octubre, Betty García ingresó de urgencia procedente del Hospital Geriátrico. Fue operada ese mismo día y ocupó una de las camas del servicio de Recuperación. | MEYLIN AGUILERA

Las víctimas de accidentes de tránsito y otro tipo de traumas les quitan el campo en el quirófano a miles de asegurados que llevan meses –y hasta años– esperando que les programen la operación.

Estos pacientes ingresan a través del servicio de Emergencias, muchos con traumas múltiples, que requerirán uno o varios ingresos a sala de operaciones.

Sus cirugías, aunque necesarias, retardan la atención de los casos quirúrgicos en espera.

Este retraso sucede por la baja capacidad resolutiva de los hospitales, cuyos directores se quejan de falta de personal, equipo, infraestructura y financiamiento para activar programas vespertinos.

En uno de los hospitales más importantes del país, el Calderón Guardia, se hacen entre 70 y 80 operaciones cada día. De ellas, el 35% entra a través del servicio de urgencias.

Estos numerosos casos provenientes de Emergencias han obligado al Calderón a suspender el ingreso de asegurados para cirugías programadas dos veces, al menos en los últimos seis meses. La más reciente, el martes y miércoles pasados, confirmó el director a. í. , Eduardo López Cárdenas. “Eso (la suspensión) se da ocasionalmente, cuando el montón de pacientes que están son urgentes. Hay que hacer un estudio para ver las causas, pero es evidente que el trauma por la violencia y los accidentes viales ha aumentado”, agregó López.

Según los datos más recientes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), 114.687 personas están en lista de espera para una cirugía. De ellas, 92.000 llevan más de tres meses aguardando a que las llamen.

Absorbente. Un análisis de datos del Hospital San Rafael, en Alajuela, determinó que solo en el primer semestre de este año operaron ahí a 1.850 personas que ingresaron por medio de Emergencias.

Además, intervinieron a 200 pacientes por cáncer –considerado una prioridad quirúrgica–, y otros 50 lograron un espacio en el quirófano gracias a recursos de amparo ante la Sala IV.

De las 45 operaciones por día que, en promedio, hacen en Alajuela, alrededor de un 52% son casos referidos por el área de urgencias.

“Eso quiere decir que se brincan gente con meses, y hasta años, esperando. Eso desplaza lo programado y, lógicamente, no nos deja bajar los números de pacientes en espera”, dijo Francisco Pérez Gutiérrez, director del Hospital San Rafael.

En el Hospital México, este tipo de casos afecta la capacidad de programación de los pacientes en listas de espera. Allí, entre un 30% un 40% de los que se operan ingresan por el servicio de Emergencias, dijo el director, Douglas Montero.

Raúl Valverde Robert, jefe del Departamento de Cirugía del Calderón, agrega un elemento a este escenario: la poca capacidad resolutiva de los centros que integran la red de servicios de cada hospital; en su caso, del Calderón.

Alrededor de un 12% de las cirugías que se hacen ahí, dijo Valverde, son a pacientes referidos por el área de atracción; principalmente, de Guápiles y Limón. Los hospitales de estas zonas tienen muy baja capacidad para ver pacientes con emergencias quirúrgicas.

Esta misma situación se agudiza en el único centro capaz de atender casos pediátricos complejos: el Hospital Nacional de Niños.

Su director médico a. í. , Orlando Urroz Torres, reconoció que les toca resolver casos poco complejos que les son referidos desde todo el país, lo que les quita posibilidad de atender a enfermos complejos.

En este hospital, dijo Urroz, el 70% de las operaciones de ortopedia se le hacen a chiquitos que ingresan por el área de urgencias; la mayoría, víctimas de accidentes de tránsito.

Además, ahí el 55% de las operaciones en cirugía general también tienen ese perfil. Lo mismo ocurre con un 30% de los casos en cirugía de tórax y un 26% de los niños operados en cirugía reconstructiva.

Varios directores médicos coinciden en que la CCSS debería elevar la capacidad de los centros.

La Nación intentó contactar a Manuel Navarro, director de la Unidad Técnica de Listas de Espera (UTLE), pero no fue posible al cierre de esta edición.