Niña en gestación sufre problema que es incompatible con la vida, dice tribunal

Por: Ángela Ávalos 28 enero, 2015

La Sala IV ordenó al Hospital Calderón Guardia analizar si una mujer embarazada de una bebé con malformación, está en condiciones “emocionales y psicológicas” de soportar un parto vaginal, o si, por el contrario, necesita una cesárea.

La bebé en gestación tiene problemas que son incompatibles con la vida, señaló la oficina de prensa de la Sala IV.

En la sentencia número 2015-1127, que trascendió ayer, los magistrados de ese tribunal constitucional declararon parcialmente con lugar el recurso de amparo de esta paciente.

Según el comunicado, el hospital argumentó: “Lo ideal sería la vía vaginal, tomando en cuenta que la paciente ha tenido tres partos vaginales previos”.

“Esa manifestación pone de relieve que la decisión de la vía de parto se centra en el aspecto físico y no emocional de la paciente, quien manifestó el estrés y la depresión que sufre por las circunstancias señaladas”, explican los magistrados.

La decisión sobre el recurso obliga al hospital a evaluar a la paciente, para que se determine si está o no en capacidad “emocional y psicológica” de tener un parto vaginal, o si requiere una cesárea para evitar un daño a su integridad psicológica.

“En criterio de la Sala, la salud debe ser considerada desde un punto de vista integral, que incluye no solo aspectos físicos, sino emocionales y psicológicos.

”De ahí que, atendiendo al criterio integral de salud y a los deberes del Estado en materia de prestaciones sanitarias a las mujeres conforme a la Convención sobre todas las formas de discriminación contra la mujer, el Protocolo de San Salvador y las recomendaciones del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, es necesario que se considere la voluntad y la situación particular de la paciente, a quien debe ofrecérsele una vía de parto que no comprometa su salud integral y que sea lo más humanizada posible”, indican los magistrados.