Medicinas, laboratorio, urgencias y odontología se mantienen sin cambio

 21 noviembre, 2013

 Ayer, empleados de los 45 Ebáis y otros sindicatos bloquearon calles alrededor de la UCR. El movimiento no tuvo la afluencia esperada. | MAYELA LÓPEZ
Ayer, empleados de los 45 Ebáis y otros sindicatos bloquearon calles alrededor de la UCR. El movimiento no tuvo la afluencia esperada. | MAYELA LÓPEZ

La Caja garantiza a los 200.000 asegurados de Curridabat, Montes de Oca y La Unión que la calidad de la atención en sus Ebáis no se verá afectada al entrar en funciones la Unibe, el nuevo administrador de los servicios al este de San José.

Estas personas continuarán recibiendo atención odontológica, de emergencias y servicios de laboratorio. También diabéticos, hipertensos, embarazadas, niños y adultos mayores mantendrán sus programas de atención, entre otros servicios que la Universidad de Costa Rica (UCR) presta hoy.

Al menos así lo prometen la gerente médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), María Eugenia Villalta, y la gerente de logística, Dinorah Garro.

Ambas refutaron, ayer, las denuncias de sindicalistas de la UCR sobre la posible privatización y cierre de servicios cuando se dé el traspaso a la Universidad de Iberoamérica (Unibe).

Originalmente, el cambio de administración está programado para el 14 de febrero, aunque la Caja ha manifestado interés en apurar el cambio para evitar que los pacientes se vean afectados con la huelga que cumple hoy nueve días.

Los 450 empleados de la UCR, que laboran en los 45 Ebáis administrados por esa universidad, iniciaron una huelga indefinida el 11 de noviembre. Aducen que detrás de la adjudicación por ¢4.900 millones anuales, hay un intento de privatización de los servicios.

No obstante, el contrato con Unibe es similar al que tiene la UCR. La diferencia es que la universidad estatal cobra ¢3.000 millones más al año que la privada.

Los trabajadores, acuerpados por el Sindicato de Empleados de la Universidad (Sindéu), niegan que el trasfondo real de la huelga sea su temor de quedar sin empleo cuando finalice el contrato con la UCR.

Por su parte, Henning Jensen, rector de la UCR, afirmó en un campo pagado , ayer, que esta huelga le podría costar a la Universidad ¢200 millones solo por concepto de indemnización a la CCSS.

Idéntico. Villalta y Garro aseguran que el contrato de adjudicación garantiza la atención integral en salud. Lo anterior incluye actividades de promoción y prevención y el tratamiento de las enfermedades.

Esta oferta será idéntica a la que ofrece la CCSS en el primer nivel de atención en todo el país, dijeron las funcionarias en un comunicado.

Por su parte, la Unibe también ha manifestado tener la capacidad de asumir estos servicios a partir de febrero. Por ahora, no se ha manifestado oficialmente sobre la posibilidad de adelantar la fecha para asumir estos servicios.

Etiquetado como: