Por: Irene Rodríguez 9 enero, 2014

La falta de una cultura de limpieza entre la población y la acción tardía de las autoridades exigió de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) una inversión por ¢10.254 millones en atención del dengue en el 2013, año que registró una cifra histórica de enfermos.

Este dinero es equivalente a más del presupuesto destinado por la CCSS en el Hospital Monseñor Sanabria tras el terremoto de Nicoya.

De estos fondos, ¢8.035 millones se destinaron a la atención de pacientes hospitalizados, ¢416,3 millones a incapacidades y ¢1.802,7 millones a consultas.

“Lo que queremos es no repetir los números del año pasado, ni en cuanto enfermos ni en cuanto a costos”, resaltó Ileana Herrera, directora general de Salud.

Y es que el 2013 fue un año atípico, pues nunca antes el país sumó tantos casos de dengue.

Últimos datos. El Ministerio de Salud registraba, al concluir la semana 49 del año (cerró el 8 de diciembre), 49.089 pacientes, 149 casos de dengue grave y una defunción, por lo que se estimaba que el 2013 cerraría con más de 50.000 afectados.

“Aunque no llueva, cada vez que regamos plantas o lavamos, el agua puede acumularse en recipientes y esos son hoteles cinco estrellas para el dengue”, resaltó Herrera.

La prevención ya inició con una campaña de Salud para que la gente sepa cómo eliminar criaderos del zancudo transmisor. Además, 250 funcionarios están concentrados en luchar contra el dengue.

En el caso de la CCSS, la gerente médica María Eugenia Villalta adelantó que realizarán 11 movilizaciones para reducir el riesgo del virus; la primera el 31 de enero.