Por: Ángela Ávalos 6 octubre, 2015

Dos horas después de la muerte de Keyssih García Sánchez, los papás de la menor, de dos años, demandaron a los funcionarios de la Caja y del Hospital Nacional de Niños.

La niña falleció la tarde del viernes 25 de setiembre debido a una colangitis fulminante, una infección de las vías biliares.

Ella estaba entre los niños candidatos a trasplante hepático, pero tanto la Caja Costarricense de Seguro Social como el Hospital de Niños determinaron que podía esperar un año para someterse a la operación.

Su mamá es Cristina Sánchez González.

Durante los casi tres años que Keyssih sufrió las secuelas de una atresia de las vías biliares, Cristina y su esposo, Juan José García Hernández, fueron testigos de lo que describen como conflictos entre los médicos de los hospitales responsables de atender a estos pacientes.

“Yo le hice una promesa a mi hija y la voy a cumplir hasta donde Dios me lo permita. No quiero que las otras niñas y el niño que quedan pasen por el mismo sufrimiento. Ni ellos ni sus familias.

”Hay muchos chiquitos que han fallecido, pero los papás no han hecho tanto alboroto. Yo seguiré hasta el final por Ámber (Romero Durán), Nahomi (Vásquez Rostrán) y los demás”, aseguró.

“Siempre me dijeron que mi hija estaba bien y que podía esperar. Ahora ya no está”, dijo.