Por: Ángela Ávalos 28 julio, 2015
Junto a la cirujana María Amalia Matamoros (izq.), Emily Cruz Montero no ocultó ayer su alegría tras el trasplante. | HOSPITAL MÉXICO PARA LN
Junto a la cirujana María Amalia Matamoros (izq.), Emily Cruz Montero no ocultó ayer su alegría tras el trasplante. | HOSPITAL MÉXICO PARA LN

En el Hospital México apareció el donante que Emily Cruz Montero, de 9 años, esperaba desde hacía un mes en el Hospital Nacional de Niños.

Aunque el México es un centro para la atención de adultos, la coordinación que realizó con el hospital pediátrico permitió que la niña se convirtiera en la paciente más joven en recibir un trasplante de hígado allí.

La operación se realizó con éxito el pasado 1.º de julio, mismo día que apareció al donante cadavérico compatible que la pequeña y su familia llevaban buscando hacía mucho tiempo.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) detalló este lunes que ella vive en Alajuelita y por años sufrió la llamada enfermedad de Wilson, que impide al cuerpo procesar el cobre.

Como resultado, la acumulación de ese material destruye el hígado y la única salida para quienes padecen ese mal es recibir un nuevo órgano.

Los cirujanos del Centro Hepatobiliar de la Caja no podían ocultar su satisfacción por la rapidez con que ha venido evolucionando la pequeña paciente.

Según informó el hospital en un comunicado de prensa, la disponibilidad de todos los especialistas involucrados, tanto del Nacional de Niños, como del México, fue lo que permitió el trabajo conjunto que ahora tiene a esta menor niña en proceso de recuperar totalmente su salud.

Este trasplante se da en momentos en que la CCSS intenta revivir este tipo de operaciones en niños, tras varios años de paralización del programa en el Hospital Nacional de Niños.

Recientemente, la Junta Directiva de la Caja autorizó la búsqueda de ayuda en el extranjero para otra menor de poco más de un año de edad que requiere con urgencia una de estas cirugías.

En total, seis niños están a la espera de un nuevo hígado que les de esperanza de vida.

Este órgano se puede obtener de donantes cadavéricos o de donantes vivos que sean compatibles con el paciente.